¿Qué podemos saber de verdad de los primeros años de la vida de Jesús?

rhpas0108

La infancia de Jesús solo la podemos conocer por lo que nos cuenta el Evangelio de Mateo y el de  Lucas. Éstas son las fuentes “más confiables” que tenemos. Pero ¿qué tan confiables son para informarnos sobre los primeros años de la vida de Jesús?.  Lo que nos cuenta el Evangelio según Mateo es lo siguiente:

Nacido Jesús en Belén de Judea, en tiempo del rey Herodes, unos magos que venían del Oriente se presentaron en Jerusalén, (Mateo 2:1)

13….el Angel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto; y estate allí hasta que yo te diga. Porque Herodes va a buscar al niño para matarle.» 14. El se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se retiró a Egipto; 15. y estuvo allí hasta la muerte de Herodes; para que se cumpliera el oráculo del Señor por medio del profeta: De Egipto llamé a mi hijo.(Mateo 2:13-15)

19. Muerto Herodes, el Angel del Señor se apareció en sueños a José en Egipto y le dijo: 20. «Levántate, toma contigo al niño y a su madre, y ponte en camino de la tierra de Israel; pues ya han muerto los que buscaban la vida del niño.» 21. El se levantó, tomó consigo al niño y a su madre, y entró en tierra de Israel. 22. Pero al enterarse de que Arquelao reinaba en Judea en lugar de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allí; y avisado en sueños, se retiró a la región de Galilea, 23. y fue a vivir en una ciudad llamada Nazaret; para que se cumpliese el oráculo de los profetas: Será llamado Nazareno. (Mateo 2:19-23)

Vamos a resumir lo que dijo “Mateo” :

1) Jesús nació en Belen cuando Herodes el Grande era rey. Debemos tomar en cuenta que Herodes era un rey vasallo de Roma, y su reino abarcaba Judea, Galilea, Samaria e Idumea desde el 40 a. C. hasta su muerte.

2) Los padres Jesús huyeron a Egipto para evitar que Herodes mate a Jesús.

3)  Herodes muere, y por eso el Ángel le dice a los padres de Jesús que regresen, pero como Arquelao, el hijo de Herodes, era el nuevo rey, y podía volver a perseguir a Jesús, ellos decidieron no regresar a Belén sino  ir a Nazaret de Galilea, y esto, según Mateo, cumplía  una profecía que decía “será llamado Nazareno”. Sin embargo, ésta profecía  no se encuentra en ninguna parte del Antiguo Testamento.

Ahora leamos lo que nos cuenta el Evangelio según Lucas. Lucas nos dice que los padres de Juan el bautista (primo de Jesús) se llamaban Zacarías y Elisabet:

Hubo en los días de Herodes, rey de Judea, un sacerdote llamado Zacarías, de la clase de Abías; su mujer era de las hijas de Aarón, y se llamaba Elisabet. (Lucas 1:5)

Ahora Lucas nos dice que un Ángel se le apareció a Zacarías para decirle que su esposa tendría un hijo al que deberían llamarle Juan, quien sería el famoso Juan el bautista:

11 Y se le apareció un ángel del Señor puesto en pie a la derecha del altar del incienso. 12 Y se turbó Zacarías al verle, y le sobrecogió temor. 13 Pero el ángel le dijo: Zacarías, no temas; porque tu oración ha sido oída, y tu mujer Elisabet te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Juan. (Lucas 1: 11-13)

Después Lucas nos dice que, pasaron  6 meses de aquel anuncio a Zacarías, y el ángel Gabriel fue enviado a María para anunciarle que ella tendría un hijo al que debería llamar por nombre “Jesús”:

26 Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, 7 a una virgen desposada con un varón que se llamaba José, de la casa de David; y el nombre de la virgen era María. 28 Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: !!Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres. 9 Mas ella, cuando le vio, se turbó por sus palabras, y pensaba qué salutación sería esta. 30 Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. 31 Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. (Lucas 2:26-31)

Entonces,  entre Juan el bautista y Jesús había una diferencia de 6 meses de edad (según Lucas). Otro detalle importante es que Lucas menciona que todo esto sucedió “en los días de Herodes, rey de Judea”. Hasta aquí Lucas parece concordar con Mateo, en que el nacimiento de Jesús sucedió durante el reinado de Herodes el Grande. Aunque hay que tomar en cuenta, que Arquelao, el hijo de Herodes, quien sucedió a su padre en el trono, también se hizo llamar Herodes. Entonces, no podemos saber si Lucas se refiere a Herodes el Grande o a Herodes Arquelao. Pero sobre estos personajes, podemos afirmar que son mencionados por otras fuentes históricas, y en esto Mateo no  inventó personajes. Flavio Josefo, historiador judío del siglo I, confirma el hecho de que Arquelao, el hijo de Herodes, sucedió a su padre en el trono:

Cuando Herodes se convirtió en rey,….mantuvo las vestimentas en el local de la forma como las había encontrado, creyendo que por esta razón el pueblo no se rebelaría contra él. El sucesor de Herodes como rey, su hijo Arquelao, actuó de manera similar. (Antiguedades Judías XVIII,92-3)

Arquelao no recibió la totalidad del reino de su padre, tal como Herodes el Grande había decidido, porque César Augusto decidió que sólo reciba la porción central de éste, a saber, Judea, Samaria e Idumea. Sus hermanos Antipas y Felipe recibieron los distritos asignados para ellos por el padre, pero fueron hechos independientes de Arquelao y sujetos únicamente a Roma, con el título de tetrarcas. Arquelao recibió de César Augusto un título superior al de ellos, el de etnarca, que deriva de las palabras griegas “etnos” (nación) y “archon” (líder), significando “el líder de un grupo étnico”. De esta manera Arquelao fue nombrado líder del pueblo judío, pero vasallo de Roma. El título de rey lo tendría condicionado por Augusto si tuviera un comportamiento virtuoso. El Nuevo Testamento dice que “reinó” (Mt 2, 22), considerándolo rey y Flavio Josefo lo llama rey, pero por cortesía, pues los romanos jamás lo llamaron así, porque para ellos el único verdadero rey era el emperador. Por otro lado, Arquelao adicionó el nombre de su padre a su propio nombre, y por eso sus monedas muestran el nombre “Herodes” y “Etnarca”.

Herod_Archelaus

Moneda del tiempo de Arquelao (entre el 4 a.C. y 6 d.C.). Muestra en un lado su título dinástico (Herodes), y el que le otorgó Augusto (etnarca) abreviado (ethn) HρωΔ EΘN.

De esta manera, Lucas podría haberse referido a Arquelao, cuando dijo que Herodes reinaba en Judea. Sin embargo, por una violación a la ley de Moisés, y por su crueldad, Arquelao se ganó el odio de los judíos, quienes se quejaron a César Augusto. En consecuencia, Arquelao fue depuesto y desterrado a Viena en las Galias. Entonces, Judea, Samaria e Idumea se fusionaron en la provincia romana de Judea y a cargo del procurador romano  Coponio, nombrado por Augusto para este fin. Teniendo en cuenta estos hechos, continuemos leyendo el testimonio del Evangelio según Lucas:

1 Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo. 2. Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo gobernador de Siria Quirino. 3. Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad. 4. Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David, 5. para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta. (Lucas 2:1-5)

Note que según Lucas, Jesús estaba en el vientre de su madre cuando ella fue a Belén para empadronarse en el primer censo ordenado por el emperador César Augusto para esa región, mientras Quirinio era gobernador de Siria. Debemos destacar que el principal motivo de un censo o empadronamiento ordenado por Roma habría sido el de recopilar información para cobrar impuestos. Cuando Lucas dice que fue el primer censo, entonces algún cambio de decisión política debe haber motivado este “primer censo”. Pero esto representa un problema para la veracidad del Evangalio según Mateo. Porque Mateo dice que Jesús nació cuando Herodes el Grande era rey. Pero Herodes el Grande, el padre de Arquelao, difícilmente podría haber sido rey mientras acontecía un censo romano en su juridicción. Además está en contradicción con lo que escribió el historiador judío Flavio Josefo, que nos cuenta que el censo sucedió después de la muerte de Herodes el Grande y después de Arquelao haber sido depuesto:

Pero en el año décimo del gobierno de Arquelao, tanto sus hermanos, como los principales hombres de Judea y Samaria, no siendo capaces de soportar más su bárbara y tiránica manera de tratarlos, lo acusaron ante César, y especialmente porque sabían que había quebrado el mandado de César, que lo obligaba a tener un trato moderado con ellos…….Así el territorio de Arquelao anexado a la provincia de Siria; y Quirino, uno que había sido Consul, fue enviado por César para encargarse del pueblo de Siria y vender la casa de Arquelao. Quirino, miembro del Senado, había desempeñado todas las magistraturas (de la carrrera senatorial) y había sido elevado hasta el consulado; gozaba en todas las materias de una gran consideración, tal como sólo pueden alcanzarla unos pocos personajes. Llegó a Siria enviado por César (Augusto) para ser legado de esta provincia y hacer el censo de los bienes con vistas al impuesto. Con él fue enviado Coponio, un personaje del orden ecuestre, para gobernar a los judíos con plenos poderes. Como Judea había sido anexionada a Siria, Quirino fue también allá para hacer el censo de las fortunas de los judíos y hacer la liquidación de los bienes de Arquelao. Aunque los judíos al principio no quisieron acceder a la declaración, luego, por consejo del pontífice Joazar, dejaron de oponerse. Aceptando las razones de Joazar, permitieron que se hiciera el censo de los bienes. Sin embargo, Judas, un gaulanita nacido en el pueblo de Gamalis, con la adhesión del fariseo Saduco, incitó al pueblo a que se opusiera. El censo, decían, era una servidumbre manifiesta, y exhortaron a la multitud a luchar por la libertad. Si tenían éxito, se aseguraban sus bienes; y en el caso de que lo tuvieran, conseguirían gloria y alabanza por la grandeza de su alma…..Quirino liquidó los bienes de Arquelao y puso fin al censo, en el año treinta y siete después de la victoria de César en Accio contra Antonio.
(Antiguedades judías, 17)

Vemos que Josefo dice que el censo dirigido por Quirinio fue también para liquidar los bienes de Arquelao, después de haber sido depuesto por César Augusto. Por lo tanto, es obvio que Herodes el Grande ya había muerto. Por lo tanto, si fuera verdad que Jesús nació durante el censo de Quirino, tal como lo dice Lucas, Aquelao ya había sido depuesto de su cargo. Sin embargo, Mateo dijo que Herodes el Grande había muerto y Arquelao todavía gobernaba cuando Jesús estaba regresando de Egipto con sus padres. Es importante también mencionar que Josefo informa que el año en que terminó el censo fue en el año 37 después de la batalla de Accio, lo cual fecha el fin del censo en el año 7 d.C. La fecha de la batalla de Accio está bien establecida en el año 31 a.C. De esta manera sabemos que el censo de Quirino comenzó en el año 6 d.C. Esto también lo podemos comprobar con una moneda de Judea en tiempos en que Coponio estaba de procurador en ella. La moneda muestra en letras griegas que en el año 36 (después de la batalla de Accio) Judea ya era de César. Es decir, dominada directamente por Roma.

Coponius

Moneda acuñada por Coponio. En un lado muestra la palabra griega KAICAPOC (de César), en el otro lado el número 36 en letras griegas LΛς .

También podemos sumar a este hecho lo que dice el historiador romano Cassio Dio, que hace un recuento año por año, y para el año del censo, menciona a Arquelao, a quien llama por su título dinástico:

Herodes de Palestina, quien fue acusado por sus hermanos del algo delictivo u otra cosa, fue proscrito más allá de los Alpes y su porción del dominio fue confiscado por el estado. (Historia de Roma, 55.27)

Note que Cassio Dio no le consultó a Josefo, ya que no sabía el motivo exácto por el cual sus hermanos lo acusaron ante Augusto. Pero volviendo al punto, podemos ver que si  creyeramos a Mateo, Jesús habría nacido  cuando Herodes el Grande todavía estaba vivo, y sabemos que Herodes murió por el año 4 a.C. Entonces, hay una diferencia de 12 años entre el relato de Mateo y Lucas para la fecha del nacimiento de Jesús. Quienes creen que la Biblia no puede equivocarse, proponen una solución sin base histórica, para armonizar los relatos de Lucas y Mateo. El argumento consiste en afirmar que “el primer censo” mencionado por Lucas fue realizado cuando Herodes el Grande todavía vivía, y fue antes del censo que menciona Josefo. Otros dicen que Josefo se equivocó en su relato. Analizemos estos dos alegatos. ¿Podría el censo mecionado por Lucas ser anterior al censo mencionado por Josefo?. En tal caso, el censo ordenado por Augusto tendría que haber sido realizado mientras Herodes era rey. Para esto, los testigos de Jehová son obligados a usar algunos argumentos ya elaborados por miembros de otras iglesias, es decir, por académicos de lo que ellos llaman “la cristiandad”, que también defienden la infalibilidad de la Biblia y proponen el argumento de que Quirino ejerció un gobierno en Siria anterior al año 6 d.C. Ellos quieren fechar el primer censo aproximadamente en el año 4 a.C. Leamos lo que dice la Enciclopedia de los Testigos de Jehová:

Los críticos de la Biblia han dicho que el único censo hecho mientras Publio Sulpicio Quirinio era gobernador de Siria tuvo lugar alrededor del año 6 E.C., y que dicho censo provocó la rebelión de Judas el galileo y los celotes. (Hch 5:37.) En realidad esta fue la segunda inscripción bajo Quirinio, pues los registros descubiertos en Antioquía revelaron que algunos años antes Quirinio había sido legado del emperador en Siria. (The Bearing of Recent Discovery on the Trustworthiness of the New Testament, de W. Ramsay, 1979, págs. 285, 291.) A este respecto, el Dictionnaire du Nouveau Testament, incluido en la Biblia de Crampon (edición de 1939, pág. 360), dice: “Las eruditas investigaciones de Zumpt (Commentat. epigraph., II, 86-104; De Syria romana provincia, 97-98) y de Mommsen (Res gestæ divi Augusti) demuestran más allá de toda duda que Quirinio fue gobernador de Siria dos veces”……..De modo que el historiador y escritor bíblico Lucas estaba en lo cierto cuando dijo concerniente a la inscripción que se llevó a cabo en el tiempo del nacimiento de Jesús: “Esta primera inscripción se efectuó cuando Quirinio era el gobernador de Siria”, distinguiéndola de la segunda, que aconteció más tarde bajo el mismo Quirinio y a la que Gamaliel hizo referencia, como informó Lucas más tarde en Hechos 5:37. (Perspicacia volumen 1, págs. 1231-1234, Inscripción)

¿Hay realmente evidencias que prueban más allá de toda duda que Quirino gobernó dos veces Siria?. Los testigos de Jehová y sus fuentes de información exageran cuando dicen que “registros descubiertos en Antioquía revelaron que algunos años antes Quirino había sido legado del emperador en Siria”. Leamos la traducción de lo que dicen en latin las dos inscripciones encontradas en Antioquía:

GAIUS CARISTA[NIUS…]
HIJO GAIUS, SERGIUS FRONTO
CAESIANUS JUL[IUS…]
OFICIAL A CARGO DE OBRAS, PONTIFICE,
SACERDOTE, PREFECTO DE
PUBLIUS SULPICIUS QUIRINIUS EL DUUMVIR,
PREFECTO DE MARCUS SERVILIUS.
POR ESTE HOMBRE, EL PRIMERO DE TODOS LA ESTATUA
FUE ESTABLECIDA [CON UN] DECRETO PUBLICO DEL CONCILIO DECENVIRATO.

POR GAIUS CARISTANIUS …
FRONTO CAESIANUS
JULIUS, OFICIAL A CARGO DE OBRAS, COMANDANTE OFICIAL
DE LA DOCEAVA LEGION, PREFECTO DE LA CORTE DE BOSPORA,
PONTIFICE, PREFECTO DE PUBLIUS SULPICIUS QUIRINIUS EL DUUMVIR,
PREFECTO DE MARCUS SERVILIUS, PREFECTO…

¿Representan éstas frases alguna prueba a favor de una  gobernación de Quirino en Siria antes del año 6 d.C. ?. El sacerdote católico Raymond E. Brown nos dice al respecto lo siguiente:

La inscripción está dedicada a G. Caristiano Frontón, un colono de Antioquía que sirvió “como prefecto de P. Sulpicio Quirino, magistrado jefe (duumvir), y como prefecto de M. Servilio”. Quirino aparece como “magistrado jefe”, pero no así Servilio; sin embargo, Ramsay afirma que Quirino y Servilio eran de la misma categoría, y de hecho Quirino era legado de Siria al tiempo que Servilio lo era de Galacia durante la guerra homonadiense (antes del 6 a.C.). Obviamente, la teoría de Ramsay va mucho más allá de lo que dice la inscripción. Su tesis de que Quirino era legado de Siria durante la guerra homonadiense es muy dudosa; la guerra tuvo lugar en los montes Taurus, y para las operaciones militares, Galacia era una base más práctica que Siria. Así pues, ninguna de las inscripciones disminuye la dificultad que hay para probar que Quirino tuviera un gobierno anterior en Siria, durante el cual llevase a cabo un censo. Además, aunque se afirme, sin pruebas, un gobierno anterior de Quirino, ¿cómo se explica un censo romano en Palestina durante el reinado de Herodes el Grande? Herodes era un rey vasallo que pagaba tributo a Roma y tenía sus propios impuestos y recaudadores, y no hay prueba alguna de que los romanos cobraran impuestos basados en un censo dentro del reino de aquél (Josefo, Ant. XVII,ii,2,n.27). El conocido censo de Quirino del 6-7 d.C. fue realizado precisamente porque Arquelao, hijo de Herodes, había sido depuesto, y Judea estaba sometida directamente a Roma en cuanto de gobierno e impuestos. (Raymond E. Brown, “El nacimiento de Mesías”)

Pero existe otra inscripción que se encontró en Roma que se usa por los apologistas cristianos para argumentar que Quirino gobernó dos veces Siria, tal como han observado los testigos de Jehová en su Enciclopedia:

en 1764 se encontró en Roma una inscripción, conocida como Lapis Tiburtinus, que, sin mencionar nombre alguno, contenía información que, como reconocieron la mayor parte de los eruditos, únicamente podía aplicar a Quirinio. (Corpus Inscriptionum Latinarum, edición de H. Dessau, Berlín, 1887, vol. 14, pág. 397, núm. 3613.) La inscripción dice que cuando fue a Siria llegó a ser gobernador (o legado) ‘por segunda vez’. Basándose en las inscripciones halladas en Antioquía en las que figura el nombre de Quirinio, muchos historiadores opinan que fue también gobernador de Siria incluso en años anteriores a nuestra era. (Perspicacia, volumen2, págs. 775-777 , Quirinio)

Leamos lo que dice ésta inscripción, la cual está bastante dañada:

...REY SACADO  DEL PODER DE…
AUGUSTUS Y DEL SENADO Y EL PUEBLO ROMANO…
POR ESTO ES HONRADO CON DOS CELEBRACIONES VICTORIOSAS…
POR LA MISMA RAZÓN LA CONDECORACIÓN TRIUNFAL…
EL PROCONSULADO DE LA PROVINCIA DE ASIA OBTUVO…
DEL DIVINO AUGUSTUS POR SEGUNDA VEZ SIRIA Y FE[NICIA]..

De nuevo nos decepcionan las evidencias de los testigos de Jehová. Porque no se puede afirmar que ésto se refiere a Quirino. Su nombre no aparece.  Tampoco hay evidencias de que se encargó de Asia. No obstante, sí sabemos de otro hombre, Lucius Calpurnius Piso, quien gobernó Asia, y derrotó a los reyes de Tracia dos veces, y recibió por lo menos una condecoración por la victoria, y también podría haber gobernado Siria. Sobre ésta inscripción el sacerdote Joseph A. Fitzmyer muestra que no necesariamente la frase en latin afirma que el desconocido personaje haya obtenido de Augusto de nuevo la provincia de Siria, sino que podría haber obtenido de nuevo una gobernación, y en este caso, la de Siria:

Una inscripción fragmentaria descubierta en Tivoli, y que se conserva actualmente en los museos vaticanos (lapis o titulus tiburtinus), menciona a un cierto gobernador de Siria (cf. Dessau: ILS, n.918). Se ha pensado que pudiera referirse a Quirino, pero resulta que falta la primera parte del texto, que sin duda, contenía el nombre del personaje. No hay ningún dato que permita relacionarla con Quirino; de hecho, se ha atribuido también a otras personalidades, como M. Plautio Silvano, procónsul de la provincia de Asia…..Pero todavía hay algunos que aducen esa inscripción de Tivoli para corroborar la idea de que Quirino habría podido desempeñar una segunda delegación en Siria, aunque la inscripción no menciona expresamente su nombre ni esté dedicada a él. En efecto, la última línea y media -después de los trabajos de reconstrucción textual- dice así: [legatus pro praetore] divi Augusti iterum Syriam et Pho[ enicen optinuit]. La traducción que se propone es la siguiente: “[(como) delegado vicegobernador] del divino Augusto, [obtuvo] de nuevo (la provincia de) Siria y Fe[nicia]”. Eso significaría que un cierto personaje fue delegado del emperador Augusto en Siria dos veces. Por tanto, aunque no sea precisamente Quirino el personaje al que se refiere la inscripción de Tivoli, al menos queda clara la posibilidad de que ya hubiera estado anteriormente en Siria como delegado imperial. Sin embargo, hace ya tiempo que se señaló que ese iterum no se refiere a [optinuit], sino a la frase precedente, y en ese caso habría que traducir: “[(como) delegado vicegobernador] del divino Augusto por segunda vez, [obtuvo] (la provincia de) Siria y Fe[nicia]”. Por otra parte, no se sabe que ningún procónsul fuera delegado imperial dos veces en la misma provincia…(EL Evangelio según Lucas, volumen 2 (Joseph A. Fitzmyer))

Hay otra inscripción hallada en Venecia en la que sí aparece el nombre de Quirino y se menciona un censo, que todo indica que es el mismo censo del año 6 d.C que menciona Josefo. Mostraremos la parte más importante de la inscripción:

QUINTUS AEMILIUS (HIJO DE QUINTUS)
SECUNDUS DE LA TRIBU DE PALATINA, EN
EL SERVICIO DEL DIVINO AUGUSTO, BAJO
PUBLIUS SULPICIUS QUIRINIUS EL DELEGADO DE CESAR
EN SIRIA , FUE DECORADO
CON [ESTOS] HONORES: PREFECTO
DE UNA CORTE DESDE LA PRIMERA LEGION DE AUGUSTO;
PREFECTO DE LA SEGUNDA FLOTA; TAMBIEN
CONDUJO UN CENSO POR ORDEN DE QUIRINIUS
EN LA COMUNIDAD DE APAMENE DE
117,000 HABITANTES;….

Pero hasta la Enciclopedia de los Testigos de Jehová reconoce que ésta inscripción no prueba que hubo un censo en una supuesta  gobernación de Quirino antes del 6 d.C.:

Una inscripción hallada en Venecia (Lapis Venetus) hace referencia a un censo efectuado en Siria por orden de Quirinio. Sin embargo, no suministra ningún dato que permita determinar si corresponde a la primera o a la segunda gobernación. (Perspicacia, volumen2, págs. 775-777 , Quirinio)

Pero todavía vemos quela Enciclopedia de los Testigos insiste en que Quirino tuvo dos gobernaciones, sin tener evidencias concretas. La supuesta  gobernación  anterior en Siria no tiene sustento en ningún documento encontrado. Brown y Fitzmyer han mostrado que las inscripciones encontradas no proporcionan elementos de prueba suficientes de que Quirino fue nombrado gobernador de Siria dos veces, y menos de que hubo un censo romano dentro de la juridicción de Herodes. Es cierto que Pompeyo parece haber impuesto un tributo al territorio judío y que César reorganizó el sistema impositivo por medio de una serie de edictos. Es cierto asimismo que Antonio im­puso un tributo a Herodes al nombrarlo rey . Pero, incluso admitiendo que Herodes siguiese pagando este tributo bajo Au­gusto, resulta aún impensable que se organizase un censo romano dentro de las fronteras de su reino. Augusto podría haber ordenado tal medida de administración interna una vez que Pa­lestina se hubiese convertido en provincia, pero en ningún caso mientras fuera territorio de un rey vasallo. Se han aducido instancias similares en las que un supuesto censo romano tuvo lugar en los dominios de este tipo de reyes. Tá­cito, por ejemplo, cita un censo llevado a cabo entre los cietas:

Ann. VI 41: «Per ídem tempus Cietarum natio Cappadoci Archelao subiecta, quia nostrum in modum deferre census, pati tributa adigebatur, in iuga Tauri montis abscessit locorumque ingenio sese contra imbeffes regis copias tutabatur».

Pero aquí dice únicamente que este monarca, Arquelao de Capadocia, que era vasallo de Roma (no confundir con Arquelao el hijo de Herodes el Grande) quiso realizar un censo entre los cietas sometidos a él, siguiendo el sistema ro­mano. Pero sobre este punto Raymond Brown también comenta :

Pero el pasaje no dice que los romanos impusieran ese censo a Arquelao o a sus súbditos. Además, la exigencia de impuestos fue muy mal recibida por los cietas y llevó a una rebelión. La imposición de un censo romano y de un impuesto en el reino de Herodes habría tenido el mismo resultado; por tanto, el silencio de Josefo, no sólo sobre semejante censo e impuesto bajo Herodes, sino también sobre una rebelión o protesta contra Roma por tales hechos, es un elocuente argumento de que no hubo un censo romano en Palestina antes del efectuado por Quirino en 6-7 d.C., acontecimiento que, con la rebelión que lo acompañó, es cuidadosamente descrito por Josefo. Examinemos brevemente la descripción que hace Josefo del censo de Quirino. Judea perdió la categoría de tetrarquía herodiana y pasó a ser una provincia romana anexionada a Siria el año 6 d.C; y cuenta Josefo (Ant. XVIII, i, 1, nn. 1-10) que Quirino, que había sido enviado por Augusto como legado de Siria, visitó Judea “para hacer una valoración de la propiedad de los judíos y liquidar la herencia de Arquelao”. Al principio los judíos se asombraron al oír hablar de un registro de la propiedad, pero la mayoría de ellos cedió por intercesión del sumo sacerdote. Sin embargo, Judas Galileo se puso al frente de una rebelión, siendo así el fundador del movimiento nacionalista zelota (Ant. XVIII, i, 6, n.23). De hecho, el relato de Josefo no nos llevaría a sospechar que los judíos estaban ya acostumbrados a un censo y a unos impuestos romanos. Al decir que “este primer censo tuvo lugar en tiempos de Quirino”, Lucas se refiere segúramente al conocido censo de 6-7 d.C., al que se refiere otra vez en Hechos 5:37. (El nacimiento del Mesías, página 577)

Fitzmyer también es de la misma opinión:

Otro dato que nos proporciona Flavio Josefo es el envío de Coponio como procurador de Judea y la indicación de que el censo tuvo lugar treinta y siete años después de la batalla de Accio ( 2 de Setiembre del año 31 a.C.), en la que Augusto había derrotado a Marco Antonio. Por consiguiente, el censo de Quirino se llevó a cabo por los años 6-7 después de Cristo, una vez que Judea fue anexionada a la provincia de Siria y Arquelao había sido exiliado a Vienne, en el sur de las Galias (año 6 d.C.). Flavio Jodefo no hace la más mínima alusión a un censo que hubieran hecho los romanos en Judea en una época anterior; como tampoco dice absolutamente nada sobre una precedente estancia de Quirino en Siria en funciones de “delegado” imperial. El censo mencionado por Lucas en Hechos 5:37 tiene que ser el que se efectuó en los años 6-7 d.C., y que provocó una insurrección de los judíos capitaneada por Judas Galilieo……(EL Evangelio según Lucas, volumen 2 (Joseph A. Fitzmyer))

Éstos argumentos son suficientes para mostrar lo poco probable de un censo romano durante el reinado de Herodes el Grande. Entonces, o Jesús nació durante el censo de Quirino (6 o 7 d.C.), o nació durante los últimos años del reinado de Herodes (4 a.C.). Por consiguiente, o Lucas está errado, o Mateo está errado, o ambos. Algunos académicos se inclinan por rechazar el relato de Lucas, y quedarse con el de Mateo. Pero esto obligaría a los cristianos fundamentalista a admitir que Lucas se equivocó, que Jesús sí nació durante los días de Herodes el Grande, pero no durante el censo. No obstante los testigos de Jehová no están dispuestos a sacrificar a Lucas. Leamos de nuevo lo que dice la Enciclopedia de ellos:

La demostrada exactitud de Lucas en sus referencias históricas permite aceptar como válido su comentario alusivo a la gobernación de Quirinio sobre Siria cuando nació Jesús. Se ha de tener presente que Josefo, prácticamente la única otra fuente de información, nació en el año 37 E.C., es decir, casi cuatro décadas después del nacimiento de Jesús. En cambio, Lucas ya era médico y acompañaba a Pablo en sus viajes hacia el año 49 E.C., cuando Josefo era aún un niño de doce años de edad. Incluso en circunstancias normales, Lucas es la fuente más confiable de los dos a la hora de recurrir a la información histórica sobre la gobernación siria justo antes de que Jesús naciese. El propio Justino Mártir (Apología I, XXXIV, 2), palestino del siglo II E.C., citó de los registros romanos en prueba de la exactitud del comentario de Lucas sobre la gobernación de Quirinio. (Verbum Dei. Comentario a la Sagrada Escritura, edición de B. Orchard y otros, Barcelona, Herder, 1957, vol. 3, pág. 579.) No existe el más mínimo indicio de que los historiadores primitivos, ni siquiera los críticos como Celso, hayan cuestionado jamás el testimonio de Lucas. (Perspicacia, volumen2, págs. 775-777 , Quirinio)

Podemos ver que los testigos de Jehová defienden incondicionalmente que Jesús nació cuando era Quirino gobernador de Siria, y como esto está en conflicto con el reinado de Herodes el Grande, son obligados a bajarle los créditos a Josefo e incluso ayudarse de uno de los padres de la Iglesia del siglo II que tanto llaman de apóstatas. Pero ya que se ha mencionado a Justino Mártir, leamos lo que nos dice al respecto:

Y escuche en qué parte de la tierra él tenía que nacer, como otro profeta, Miqueas, predijo. Él dijo así “y tú Belén, de la tierra de Judá, no es el menor entre los principales de Judá; por que de tí saldrá un gobernante, que alimentará mi pueblo”. Ahora, hay una villa en la tierra de los judíos, a 35 estadios de Jerusalén, en la que Jesús nació, tal como usted puede comprobar a partir de los registros de impuestos hechos bajo Quirino, su primer procurador en Judea. (Primera Apología cap. 34)

“….decimos que Cristo nació hace ciento cincuenta años bajo Quirino….”(Primera Apología, cap. 46)

De esto podríamos deducir que Justino Martir parece afirmar que conocía registros del censo donde aparecería el nombre de Jesús.  No obstante Justino no ha citado ningún registro, solo ha dicho que se puede comprobar su existencia. Cabe la posibilidad de que él nunca haya visto este registro y nos mintió.  De cualquier manera, si Lucas fue exacto en su relato, y Jesús nació durante este censo del 6 y 7 d.C., eso empeora la situación del relato del Evangelio de Mateo, que dice que Jesús nació en tiempos de Herodes el Grande. Porque si el Herodes al que se refiere Lucas cuando relata el anuncio del embarazo de Elisabet y María, fuese Arquelao, todavía Lucas podría salvarse si a su relato le damos un lapso de tiempo para la destitución de Arquelao antes del censo. Pero si Lucas se refirió  a Herodes el Grande, su credibilidad empeora. Por otro lado, tampoco sabemos con certeza si fue Lucas, el médico compañero de Pablo, quien  escribió el evangelio que se le atribuye, solo sabemos que  fue el mismo autor del libro de Hechos. Y en Hechos, el tal Lucas contradice a Pablo, tal como lo hemos expuesto en otro artículo. Además, Lucas contradice terríblemente a Josefo en otro pasaje, en el capítulo 5 de Hechos. Leamos:

34 Entonces levantándose en el concilio un fariseo llamado Gamaliel, doctor de la ley, venerado de todo el pueblo, mandó que sacasen fuera por un momento a los apóstoles, 5 y luego dijo: Varones israelitas, mirad por vosotros lo que vais a hacer respecto a estos hombres. 36 Porque antes de estos días se levantó Teudas, diciendo que era alguien. A éste se unió un número como de cuatrocientos hombres; pero él fue muerto, y todos los que le obedecían fueron dispersados y reducidos a nada. 37 Después de éste, se levantó Judas el galileo, en los días del censo, y llevó en pos de sí a mucho pueblo. Pereció también él, y todos los que le obedecían fueron dispersados. 38 Y ahora os digo: Apartaos de estos hombres, y dejadlos; porque si este consejo o esta obra es de los hombres, se desvanecerá;
39 mas si es de Dios, no la podréis destruir; no seáis tal vez hallados luchando contra Dios. (Hechos 5:34-39)

Aqui Lucas nos cuenta que Gamaliel dijo que la rebelión de Teudas fue anterior a la rebelión de Judas el galileo. Note que Gamaliel dijo que Judas galileo se rebeló en los días del censo, que parece referirse al  censo que menciona Josefo. Pero Josefo dice que la rebelión de Teudas es de muchas décadas posterior a la del censo:

pasando un tiempo, mientras Cuspio Fado era procurador da Judea, un cierto charlatán, cuyo nombre era Teudas, persuadió muchas personas simples del pueblo a tomar sus bienes y acompañarlo hasta el río Jordán. Decía que era profeta, y que a su orden el río se separaría abriendo un fácil pasaje para ellos. Com esas palabras engañó a muchos. Pero Fado no permitió que ellos consumaran esa locura. Envió una unidad de caballería contra ellos, que mató muichos em un ataque surpresivo y también capturó muchos vivos. Habiendo capturado a Teudas, le cortaron la cabeza y la levaron a Jerusalén. (Antiguidades Judaicas, 20.97 – 98.)

Cuspio Fado fue un procurador de Judea nombrado por el emperador Claudio, quien gobernó entre los años 41 y 54 d.C., es decir, ya cuando Jesús había muerto, y el censo que motivó la revuelta de Judas galileo fue en el año 6 d.C. Además, el discurso de Gamaliel tuvo que ser después de la muerte de Jesús y  anterior al año 40 d.C., osea, antes que Claudio fuese emperador para colocar a Cuspio Fado como procurador en el año 46 d.C.. Por lo tanto, Gamaliel no podría haber mencionado a Teudas, si es que Josefo está en lo cierto. ¿Podría Josefo haberse equivocado tan absurdamente  en la fecha de la rebelión de Teudas ?. Josefo de hecho cometió errores como historiador, pero colocar a Teudas cuatro décadas después (si  Lucas estuviera en lo cierto) sería un grave error para un historiador judío que vivió en el siglo I. Lo mismo podríamos decir respecto a Lucas, si fue él quien cometió el error.

Gamaliel

Pero resulta menos probable que Josefo haya inventado que Teudas vivió en tiempos de Cuspio Fado, porque  él era un judío del siglo I envuelto en los problemas políticos entre judíos y romanos, mientras que todo indica que Lucas, o quien sea quien haya escrito el tercer evangelio y el libro de Hechos, era un cristiano proveniente del paganismo. Parece entonces más plausible, que en este caso, Lucas erró  al  introducir a Teudas  en el contexto del discurso de Gamaliel, que más  parece ser  una elaboración literaria. A menos que alguien haya tomado nota en el momento del discurso de Gamaliel, y se la haya transmitido a Lucas. De hecho, el sacerdote Joseph A. Fitzmyer concuerda con Brown en que   Lucas es quien se equivoca:

….la imprecisión de la referencia a “los días del censo” -o cuando el censo” (Hechos 5:37)- que Lucas pone después de la sublevación de Teudas, quedará bien claro que la cuestión del “censo” es un recurso púramente literario para relacionar a José y María, residentes de Nazaret, con Belén, la ciudad de David. Y todo porque Lucas ha tenido acceso a una tradición -reproducida también en el Evangelio según Mateo (Mt 2)- sobre el nacimiento de Jesús en Belén de Judá. Por otra parte, Lucas está informado -lo mismo que Mateo- de que Jesús nació “en tiempos de Herodes”. Pero la composición lucana de estas tradiciones se diferencia notablemente de la de Mateo;….. (EL Evangelio según Lucas, volumen 2 (Joseph A. Fitzmyer), pág. 197-198)

Es cierto, la diferencia del relato lucano con el de Mateo es notable. En Mateo el nacimiento de Jesús fue en Belén porque sus padres ya vivían ahí, pero tuvieron que huir a Egipto, y al regreso, cuando se dirigían de nuevo a Belén se desviaron por miedo a Arquelao, y se instalaron en Nazaret, una ciudad de Galilea, que está al norte de Judea. Pero Lucas cuenta que otro fue el motivo por el cual fueron a Nazaret:

21 Cumplidos los ocho días para circuncidar al niño, le pusieron por nombre JESÚS, el cual le había sido puesto por el ángel antes que fuese concebido. 22 Y cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, conforme a la ley de Moisés, le trajeron a Jerusalén para presentarle al Señor 23 (como está escrito en la ley del Señor: Todo varón que abriere la matriz será llamado santo al Señor, 24 y para ofrecer conforme a lo que se dice en la ley del Señor: Un par de tórtolas, o dos palominos…….39 Después de haber cumplido con todo lo prescrito en la ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. (Lucas 2:21-24,39)

Entonces, Lucas afirma que  los padres de Jesús retornaron a Nazaret porque ellos ya vivían en esa ciudad. Lucas nos dice que desde Belén, donde había nacido Jesús, sus padres lo llevaron a Jerusalén para cumplir el ritual de la Ley, y después de esto regresaron a Nazaret. Pero notamos también que Lucas se equivoca al decir “la purificación de ellos”. Porque según la Ley de Moisés, quien estaba impura después del alumbramiento era la mujer, no el hombre. Según la Ley, la madre que daba a luz quedaba “legalmente” impura por cuarenta días si era hijo, y ochenta si era hija (Levítico 12:28). La mujer no podía durante ese tiempo participar en actos religiosos públicos. Cumplido tal período, debía ir al templo y, en el atrio de las mujeres, recibir la declaración de estar “legalmente” pura, por el sacerdote. Por su purificación debía ofrecer un cordero de un año y una tórtola o paloma; pero, si era pobre, se podía sustituir el cordero por una paloma o una tórtola (Lev 12:8). Esto significa que María y José fueron con Jesús a Jerusalén después de los 40 días de impureza por la natividad, y así “después de haber cumplido con todo los prescrito… volvieron a … Nazaret”. De esta manera, en el relato de Lucas no cabe la huida a Egipto relatada por Mateo. También, tal como ha notado Fitzmyer, Lucas cuenta que la única motivación por la que María y José viajaron a Belén fue por el censo.

Por otro lado, debemos analizar bien las palabras introductorias que  Lucas escribió en su Evangelio:

1 Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas, 2 tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabra, 3 me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen, escribírtelas por orden, oh excelentísimo Teófilo, 4 para que conozcas bien la verdad de las cosas en las cuales has sido instruido. (Lucas 1:1-4)

Lucas dice que conoció a “muchos” que trataron de escribir ordenadamente la historia de Jesús. También dice que investigó “todas las cosas desde su origen”. Si es verdad que Lucas investigó con diligencia, entonces ¿cómo pudo omitir un acontecimiento tan importante como  la persecución que Herodes generó contra Jesús?. ¿Cómo pudo omitir que Herodes por perseguir  a Jesús mató a muchos niños?. ¿Cómo pudo omitir la huida  a Egipto?. Parece muy claro que Lucas no conoció el Evangelio de Mateo que nosotros conocemos. Inclusive, Josefo desconoce tal matanza de niños inocentes por parte de Herodes. Pero en la hipótesis de que  Lucas  conociera el evangelio de Mateo,   lo pasó por alto por considerarlo falso.  Sin embargo, no es improbable que Herodes haya matado niños, de hecho, el ordenó a matar a muchas personas. Eliminó a dos de sus propios hijos (Aristóbulo y Alejandro), por un rumor levantado por su hijo Antípater de que ellos estaban conspirando contra  su persona. Después  ejecutó años más tarde también a Antípater por intentar envenenarlo. Pero, a pesar de que no sería imposible que Herodes haya ordenado matar niños,  el punto es que el  relato mateano es incompatible con el de Lucas:

….el viaje a Egipto es totalmene inconciliable con el relato de Lucas acerca de un regreso de Belén a Nazaret, normal y sin incidentes notables, poco después del nacimiento del niño. …….Hay serios motivos para pensar que la huida a Egipto y la matanza de Belén no sean hechos históricos. Pero, al mismo tiempo, si se puede atribuir al relato básico otro origen, hay buenas pistas para saber porqué ha adoptado la forma actual. El relato de una matanza, basado en la matanza que llevó a cabo el faraón contra los niños varones en Egipto, pudo atribuirse fácilmente a Herodes, sobre todo teniendo en cuenta los horrores de sus últimos años. …..El relato de Mateo no sería fantástico para el lector que conociera la historia de los tiempos herodianos…..Insisto en que Mateo no relata acontecimientos históricos, sino que reescribe una narración que asociaba el nacimiento de Jesús, hijo de José, con el patriarca José y el nacimiento de Moisés. ……..si nos fijamos en el relato mateano de la infancia, vemos que la habilidad del evangelista es admirable. Con el heterogéneo material premateano ha tejido un notable prefacio para su evangelio. (Raymond E. Brown. El nacimiento del Mesías, páginas 229, 231-232,235)

matanza%2Bde%2Blos%2Binocentes

Entonces, el autor del evangelio de Mateo pudo aprovechar muy bien la maldad de Herodes el Grande para crear un paralelo entre él y el faraón que ordenó la matanza de los niños contemporáneos a  Moisés.  El objetivo era impresionar  a  lectores judíos que gustarían de ver a un mesías con un origen similar al de  Moisés. Esta elaboración literaria podría  haber sido escrita después que el evangelio de Lucas. Por otro lado, si el nucleo de verdad de estas dos versiones fue que Jesús símplemente nació durante el reinado de Herodes el Grande, entonces tanto Mateo como Lucas introdujeron elementos no históricos en sus relatos, lo cual nos indica que ningún espíritu divino sobrenatural inspiró estas historias.

  1. kaltrum

    Soy no creyente y por lo tanto considero a los libros biblicos como otras tantas obras históricas; confiables a condición de no hacerles “preguntas” que no puedan responder. No obstante, todo este enredo puede resolverse si consideramos dos cosas; primero, que nuestros criterios de veracidad, testimonio y coherencia no son los mismos que los de los evangelistas. Ellos escribían textos con una finalidad religiosa, usando procedimientos comunes a su época que enfatizaban el poder de Dios y el lenguaje simbólico. Segundo, se trata de literatura popular, no erudita (Lucas pretende hacerla pero no lo logra) que recoge rumores, imprecisiones, leyendas y alegorían; no es que mienta, sino es que dice las cosas de un modo diferente (un poco a la manera de cuando decimos “no había un alma” o “lo dejaron plantado”) muchas de las cuales sería ridículo tomarlas literalmente. ¿Qué sabía el autor que escribe, hacia el año 70, bajo el nombre de Mateo? Que Jesús había nacido en Belén en los tiempos, más o menos, de Herodes y un par de cosas más ¿Qué sabía el que llamamos Lucas diez años después? Que Jesús había nacido en Belén, en tiempos de un tal Herodes, y en la época del censo. La memoria de los campesinos suele operar así y en esos tiempos pocos sabían su fecha de nacimiento. Mateo y Lucas hicieron lo que pudieron con los datos de la tradición a unos setenta y tantos años de distancia, después de una Guerra y con el conocimiento de todo lo que había pasado con ese tal Jesús. Omitieron, amplificaron, simbolizaron y dieron forma narrativa a lo que no quería ser una obra histórica (Lucas usó a Josefo, pero mal leído o de memoria) sino un evangelio, es decir, propaganda en el buen sentido.
    Por último, todo esto no va en contra de la creencia religiosa. La inflalibilidad de la Biblia puede defenderse porque suobjetivo no es histórico; Dios se vale de los medios humanos para revelarse, yo no lo creo, pero me parece una respuesta inteligente.
    Y ya como postdata; los fundamentalistas me recuerdan la frase: “cuando el sabio señala el cielo con su dedo, los tontos miran el dedo”

    Me gusta

    • octopusalien

      Tu comentario es racional, ya que entiendes que los evangelistas recogían “rumores, imprecisiones, leyendas y alegorías”, y su agenda era religiosa. Y eso implicaba que había que exagerar y contar las historias de manera más espectacular para impactar a sus lectores. Y muchas veces inventar ciertos episodios a fin de “corregir” doctrinas que ellos consideraban perjudiciales para la comunidad cristiana. Pero los Testigos de Jehová, y la mayoría de las iglesias evangélicas no creen eso, creen que la Biblia es infalible, al igual que los padres de la Iglesia de los primeros siglos. Sin embargo, Lucas trata de vendernos cierta idea de exactitud histórica, cuando dice que lo que nos cuenta son “las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas” , y que “después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen”, quiso exponerle por escrito a Teófilo la “verdad” (Lucas 1:1-4). Y como ha mostrado Bart Ehrman en alguno de sus libros, la verdad histórica en aquellos tiempos era la misma que entendemos ahora. Es cierto que ellos no contaban con la tecnología y rigurosidad periodistica del siglo XXI (en la medida de lo posible), pero la crítica textual evidencia que Lucas acomodó el Evangelio de Marcos al igual que Mateo. Aunque, como ya lo he expuesto en el artículo que dedico al Evangelio de Mateo, Mateo (o el pseudomateo) tiene una obsesión por ajustar la vida de Jesús a ciertos párrafos del Antiguo Testamento, para vender la idea falsa de que todo lo que vivió Jesús ya estaba escrito en ciertas frases de los Profetas y los Salmos. Si esto lo escribió con la intención que no le tomaran en serio su midrash, las iglesias cristianas que recogieron este manuscrito se encargaron de darle el status de verdad histórica infalible. Y así se ha impuesto por muchos siglos, hasta que la era moderna ha permitido que críticos textuales como Ariel Álvarez Valdez, no sean quemados vivos por la Iglesia. Por eso el énfasis que le pongo a mi crítica, ya que es para que por ahí algún testigo de Jehová o evangélico despierte.

      Me gusta

      • kaltrum

        Ehrman. me parece, confunde un poco las cosas. La literatura histórica griega, por ejemplo, está llena de discursos que hoy consideramos (con razón) como falsos, en el sentido de que sus autores no los pronunciaron, pero a la vez (con razón también) como verdaderos porque reflejan los pensamientos, programas o estilos de aquellos a quienes se atribuyen. ¿Sabían los lectores que esos discursos eran “falsos” en el primer sentido, sin duda, pero no les importaba deasiado, al igual que no les importaba creer en sus mitos. En las culturas premodernas, esto es anteriores a la Ilustración, el significado es más importante que el significante. Los Padres de la Iglesia, por ejemplo, solían despreciar el comentario literal o verlo como algo simplemente propedeútico, lo que contaba era el sentido más profundo, no la verdad histórica. Decir que Lucas mintió o que Mateo quería vender una idea falsa es, además de anacrónico, injusto por partida doble; ni ellos lo creían falso, ni pretendían inventar nada. En fin, que da para largo y ya estoy abusando de tu espacio.
        PD: Buena suerte con eso de que ” por ahí algún testigo de Jehová o evangélico despierte” cosa de más paciencia que la pesca.

        Me gusta

  2. Angel Canal

    Se trata de que los cristianos acepten tu punto de vista Ehrman. Solo existe esta intención. Que las personas que “creen” en los evangelios y su mesías, sepan que estos evangelistas elaboraron relatos simbólicos, no históricos. Mencionaron a un hombre más ideal que real; Jesús. Dices que “¿Sabían los lectores que esos discursos eran “falsos” en el primer sentido? Sin duda, pero no les importaba demasiado, al igual que no les importaba creer en sus mitos…” Ignoro si en la antigüedad los lectores de dichos libros aceptaban que estos relatos falsificados o mitificados, lo eran. Lo que sí sabemos a ciencia cierta es que muchísimos cristianos creen a pies juntillas que lo que se dice en los evangelios es infalible. Es a estos “incautos” creyentes a los que va dirigido estos escritos. Ya sabemos que esto conlleva tener más poaciencia que la pesca. pero los quje deseamos que se escalrezca la verdad sobre la mentira. Los que creemos en los derechos humanos no en leyes ancestrales ni místicas, valoramos estos trabajos. “La verdad nos hace libres” parafraseando una cita del evangelio de Juan. Creo que te subestimas, te parece amiga Ehrman que todo el mundo es sabia como tú con respecto a la manera de escribir de los antiguos y concretamente de la manera alegórica y simbólica de los escritores bíblicos. Te equivocas, la gente suele leer la Biblia como un libro histórico, al pie de la letra. Si esto no fuera así, no habría terrorismo ni discriminaciones. O todas las muertes de la época católica o protestante. Acabo felicitando al autor de este completísimo estudio sobre los nacimientos de Jesús en Mateo y Lucas. Muchas gracias por el trabajo de investigación, gente como tú hace falta para ir clarificando de nuestras mentes tantos y tantos mitos que tanto daño nos han hecho. Y siguen haciendo. La memoria de los menores que mueren por no hacerles una transfusión de sangre, te lo agradecerán.

    Me gusta

    • octopusalien

      Hola Angel Canal. Gracias por tu comentario. Yo soy el autor de estos artículos. Algunos años antes de abandonar la secta de los Testigos de Jehová me dediqué a estudiar a los “Padres de la Iglesia” de los primeros siglos. Si uno lee lo que poco que se se sabe de Papias, que es uno de los “padres” que escribió a comienzos del siglo II, podemos ver que él no le daba mucho crédito a todo lo que se había escrito sobre Jesús, sino más bien prefería la tradición oral. Esto quiere decir que los “Evangelios” no eran considerados infalibles en sus inicios, Y es por eso que surgen los evangelios gnósticos en aquella época. Sin embargo, cuando leemos a Ireneo, que escribió en la segunda mitad del siglo II, ya el nos dice que solo hay Cuatro Evangelios y que estos son inspirados por Dios. Y en adelante, los demás escritores “ortodoxos” siguieron esta linea de considerar como verdades históricas indiscutibles lo que se decía en estos Cuatro Evangelios. Ejemplos de esto lo tenemos en Tertuliano, Teófilo de Antioquía, etc. Ya en el siglo III, el erudito Origenes de Alejandría consideraba que además de la interpretación literal, había que entender una interpretación alegórica. Sin embargo, nunca cuestionó la historicidad de los relatos evangélicos. Y en realidad, el adquirió esta idea de que debía considerarse también la interpretación alegórica, porque en su juventud él se cortó el pene para evitar deseos sexuales, por seguir literalmente el consejo de Jesús en el Evangelio de Mateo, donde dice que hay que cortarse un miembro si este te hace pecar. Entonces, todo indica que si al principio estos Cuatro Evangelios no se consideraban por todas la iglesias como 100% autoritativos, poco a poco la mayoría de las iglesias ortodoxas los impusieron como documentos oficiales en materia histórica sobre Jesús y sus primeros discípulos. Probablemente se hizo esto al principio como una reacción al gnosticismo, y después ya no hubo cómo cuestionar esto sino hasta el siglo XIX.
      Aunque yo no soy Católico, tampoco comparto sus dogmas (porque me considero actualmente agnostico), valoro las nuevas corrientes que en la Iglesia Católica se están fomentando favoráblemente a la crítica textual de la Biblia. Voy a citar abajo, al ex sacerdote Ariél Alvarez Valdes ( uno de sus videos), que cuando era sacerdote ya propagaba un pensamiento más crítico a la historicidad de ciertos relatos bíblicos:

      Me gusta

  3. David Alfa

    No condenen a Mateo, ni a Lucas, recuerden que en el concilio de Nicea se compuso muchas partes de los evangelios, y probablemente estas discrepancias del nacimiento de jesus, así como los reyes magos, la estrella, los pastores,entre atrás cosas, tampoco creo que estos libros sean de inspiración divina, pero creo que el 80 o 90 por ciento de lo que se escribió realmente ocurrió.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s