La Vacunación fue considerara como una violación a la ley de Dios

Quienes conocen a los Testigos de Jehová saben que ellos distribuyen dos revistas, La Atalaya y la Despertad. La revista Despertad inicialmente tenía otro nombre, tal como lo cuenta una publicación mensual  solo para los testigos de Jehová,  llamada “Nuestro Ministerio del Reino”. En este boletin mensual, en la edición de Marzo del 2005, en la página 1, se dice lo siguiente:

KM3_05

Entonces, esta revista Despertad se llamaba en Inglés “The Golden Age” y en Español “Luz y Verdad”. Pero ¿por qué la revista “The Golden Age” no mantuvo su nombre si “resultó ser un valioso instrumento de la predicación”?. Según lo que dice arriba esta organización jehovista, “la revista experimentó varias modificaciones a fin de adaptarse a las nuevas circunstancias de cada época”.

GoldenAgecovergolden_age

En realidad, esta explicación evade el hecho de que los líderes de los Testigos de Jehová cambiaron de nombre dos veces a esta revista como una forma de dejar en el olvido algunas vergonzosas doctrinas que espantarían a los modernos testigos de Jehová, y a cualquiera que quiera ser captado por esta secta. Una de estas doctrinas fue sobre la vacunación. El editor de “The Golden Age”, Clayton Woodworth, era un testigo de Jehová  chiflado y  fanático que fomentó  una campaña feroz contra los médicos, tal como lo podemos leer en una edición de 1934 de The Golden Age:

La revista de la A.M.A [La Sociedad Americana de Medicina] es la página más vil en los Estados Unidos….nada nuevo y útil en terapéutica escapa de la condenación descalificadora….Sus columnas editoriales se dedican mayormente a la difamación…su editor[Morris Fishbein] es el tipo de judío que crucificó a Jesucristo (The Golden Age, Sep. 26, 1934)

A Woodworth le gustaba difamar a los médicos y desprestigiar sus métodos. Acerca de esto,  una profesora de historia de medicina de la universidad de Yale relata lo siguiente:

No como otras nativas y tradicionales   religiones americanas, tales com como el Adventismo del Séptimo Día y Ciencia Cristiana, los Testigos expresaron poco interés en la salud y la enfermedad. Después de la muerte de Russell en 1916, el editor de la segunda mayor publicación de los Testigos, The Golden Age, se embarcó en una campaña contra la medicina ortodoxa. Clayton J. Woodworth maldijo la profesión médica americana como una “institución fundada en la ignorancia, el error y la superstición”. Como editor, él buscó persuadir a sus compañeros Testigos sobre los defectos de la medicina moderna, incluyendo los males de la aspirina, la cloración del agua, la teoría germinal de las enfermedades, ollas de aluminio para la cocina, y la vacunación”. “Personas pensantes preferirían tener viruela antes que vacunarse”, dijo Woodworth…..Esta hostilidad hacia la práctica de la medicina convencional fue uno de los elementos de  respuesta de los Testigos contra las transfusiones de sangre” (Flesh and Blood, Organ Transplantation and Blood Transfusion in 20th Century America, página 187, por Susan E. Lederer, profesora asociada de Historia de la Medicina de la Universidad de Yale)

woodworth(foto de Clayton Woodworth, uno de los más lunáticos testigos de Jehová)

Vamos a destacar en primer lugar cómo Clayton Woodworth se opuso a la teoría de los gérmenes, o la también llamada “teoría germinal de las enfermedades” (“The germ theory of desease“). Una teoría totalmente comprobada en la actualidad. En la segunda mitad del siglo XIX Louis Pasteur fue quien explicó y defendió la “teoría germinal de las enfermedades infecciosas”, según la cual toda enfermedad infecciosa tiene su causa  en un germen con capacidad para propagarse entre las personas, además de ser el causante de procesos químicos como la descomposición y la fermentación. Aunque fue muy controvertida cuando se propuso, esta teoria  ahora es fundamental en la medicina moderna y la microbiología clínica, conduciendo a innovaciones tan importantes como el desarrollo de la vacuna, el antibiótico, la esterilización y la higiene como métodos efectivos contra la propagación de enfermedades contagiosas. los gérmenes son unos organismos diminutos, o seres vivos, que pueden provocar enfermedades.

Algunos de sus contemporáneos, incluido el eminente químico alemán Justus von Liebig, insistían en que la fermentación era un proceso químico y que no requería la intervención de ningún organismo. Con la ayuda de un microscopio, Pasteur descubrió que, en realidad, intervenían dos organismos —dos variedades de levaduras— que eran la clave del proceso. Uno producía alcohol y el otro, ácido láctico, que agriaba el vino. Utilizó un nuevo método para eliminar los microorganismos que pueden degradar al vino, la cerveza o la leche, después de encerrar el líquido en cubas bien selladas y elevando su temperatura hasta los 44 grados centígrados durante un tiempo corto. A pesar del rechazo inicial de la industria ante la idea de calentar vino, un experimento controlado con lotes de vino calentado y sin calentar demostró la efectividad del procedimiento. Había nacido así la pasteurización, el proceso que actualmente garantiza la seguridad de numerosos productos alimenticios del mundo. Por ejemplo,  la leche cruda (sin haberla pasteurizado)  puede albergar microorganismos peligrosos que representan riesgos graves para la salud. No entanto, la revista The Golden Age, liderada por Woodworth,  decía que Pasteur fue un hombre fraudulento, y basándose en parcializados o caducados reportes, dijo que la leche pasteurizada era perjudicial:

Aprovechando el hecho de que Pasteur fue un católico romano, ansiosa para conseguir toda la publicidad posible, la Jerarquía Romana está loca de alegría por la película de la Warner Brothers “La vida de Louis Pasteur”…. Lejos de ser el benefactor público que la película ilustra, las enseñanzas de Pasteur han costado incontables millones en salud y han destruído innumerables vidas en el mundo. Pasteur estuvo primeramente interesado en riqueza y gloria. Él hizo cosas sensasionales para conseguir este objetivo…..la pasteurización de la leche solo es buena para preservarla, pero mala para el consumidor. (Pasteur The Fake, The Golden Age, 23 de Setiembre de 1936, página 814) (lea el artículo completo aquí Pasteur_The_Golden_Age)

Sin embargo, todo el mundo ahora reconoce la gran contribución científica  de Pasteur, y la leche que la mayoría compra en los supermercados está pasteurizada.

Louis_Pasteur_en_1857

Sobre los gérmenes, éstos son tan diminutos y difíciles de detectar que se pueden introducir dentro de nuestro cuerpo sin que nos demos cuenta. De hecho, los gérmenes son tan pequeños que se debe utilizar un microscopio para poderlos ver. Cuando se introducen en nuestro organismo, no sabemos que los tenemos hasta que presentamos síntomas que indican que nos han atacado. Pero ¿qué es lo que decía la revista “The Golden Age” sobre la teoría de los gérmenes?. Leamos algunos extractos del artículo “Germs, the Modern Superstition” (Gérmenes, la moderna superstición), publicado en “The Golden Age”, en su edición del 18 de Marzo de 1931:

¿Usted sabe que la teoría de los gérmenes nunca ha sido probada?, y tampoco puede ser probada. Si hubiera sido probada, no sería una teoría. Verdaderamente se dice que “conocimiento sin evidencia es superstición”, y esto también aplica a la teoría de los gérmenes. …Hay muchas razones para creer que la teoría de los gérmenes es falsa. En realidad, los gérmenes están totalmente ausentes de las enfermedades que supuestamente ellos producen. Tomemos como ejemplo la Klober Loeffler bacilli, que supuestamente causa la difteria; son encontrados en uno de cada cuatro casos. Si fuese el germen que causó el único caso, entonces ¿qué causó los otros tres?…..Los gérmenes no causan enfermendades como mucha gente ha sido inducida a creer……..Sólo estos hechos muestran que los gérmenes son criaturas benignas y que el miedo a ellas carece de fundamento……( lea el artículo completo  aquí g1931_Marzo_18_paginas_404-406)

Sabemos que hay gérmenes, como las bacterias, que son buenos y malos, pero la absurda generalización que  propagaba la revista era muy peligrosa, propia de la ignorancia de aquella época. Hay de hecho gérmenes muy peligrosos, por ejemplo, la bacteria  Streptococcus pneumoniae,  es una de las causantes de la sinusitis, la otitis y la neumonía. A veces provoca enfermedades más graves, como la septicemia o la meningitis, que puede causar la muerte.  Por otro lado, la bacteria que causa la difteria fue primero descrita por Klebs en 1883, y fue cultivada por Loeffler en 1884, quien aplicó los postulados de Koch’s e identificó apropiadamente la Corynebacterium diphtheriae  como el agente de la enfermedad. Actualmente está ampliamente reconocido que las especies bacterianas llamadas  Klober Loeffler bacilli o  Corynebacterium diphtheriae causan  la difteria. Probablemente los métodos de detección eran menos eficientes en la década del 30 del siglo XX, pero la postura de la organización de los Testigos de Jehová no era equilibrada al informar sus los lectores. Por ejemplo, en Mayo de 1929, the Golden Age publicó lo siguiente:

Personas pensantes preferirían la viruela antes que la vacunación, porque ésta esparce la semilla de la sífilis, canceres, eczema, erisipelas, tuberculosis, hasta lepra y muchas otras repugnantes afecciones. De ahí que la práctica de la vacunación es un crimen, un ultraje y engaño. (Vaccination, The Golden Age,1 de Mayo de 1929)  (lea aquí el artículo original :vaccination_1929)

El 4 de Febrero de 1931 (g1931_Feb_4), The Golden Age publicó tres artículos dedicados a derrumbar la práctica de la vacunación. Citaremos porciones de los tres artículos a continuación:

La sangre humana es sagrada. No puede ser contaminada con la sangre de otra criatura[…]o por el malicioso método de los sueros, o como alimento……Bastante probable es la conexión entre la violación de la sangre humana y la propagación del demonismo. No podemos suponer que el Creador no tuvo razón de asociar las dos, y Él ha hecho eso por lo menos dos veces en su Palabra. Uno de estos pasajes está en Levítico 19:26 que lee: ” ustedes no comerán nada junto con la sangre; no practiquen adivinación, ni observen los tiempos”….No se escondan detrás del pensamiento que dice que las leyes dadas a los judíos no tienen aplicación para nadie ahora. En el Nuevo Testamento es digno de mencionar que cuando el espíritu santo declaró por los apóstoles que los gentiles estaban libres de la circuncisión, la abstinencia de la sangre estuvo explícitamente mencionada, y esta acción fue comparada con la idolatría y la fornicación. Esto sugiere que mucho de la perdición de nuestros días proviene de la facil y contínua violación del mandamiento divino de mantener apartadas la sangre humana y la animal. Con células de sangre extraña recorriendo por sus venas, el hombre no es normal, no es él mismo, sino que carece la serenidad y equilibrio necesario para su autocontrol. (The Blood of Man and Beast, The Golden Age, 4 de Febrero de 1931)

La vacunación es un violación directa del pacto eterno que Dios hizo con Noé después del Diluvio. …. La Vacunación nunca salvó una vida humana. No previene la viruela. Un buen alimento, buena agua, y buenas condiciones sanitarias de vida son las bases de la salud humana….(The Sacredness of the Human Blood, reasons why vaccination is unscriptural, The Golden Age, 4 de Febrero de 1931)

Uno de los notables efectos de la vacunación sobre el sistema humano es la degeneración mental y moral…..parece ser incuestionable que las tendencias criminales de la presente generación, tan prominentemente manifiestas desde la Guerra Mundial, han sido influenciadas, no en pequeña parte, por los efectos directos de la vacunación…..(La Vacunación, porqué no, The Golden Age, 4 de Febrero de 1931)

Por intermedio de estos tres artículos podemos ver que la organización de los Testigos de Jehová difundió la absurda idea de que la vacunación era un pecado porque en ella se mezclaba la sangre humana con sustancia animal. También, se dijo que la vacunación producía desequilibrio moral en las personas, y por eso eran más propensas a cometer crímenes. Y finalmente, vemos que se dijo que ésta nunca salvó  una vida humana y que no servía para prevenir la viruela.  La imagen que mostramos abajo apareció en The Golden Age, en Marzo 30 de 1932, en la página 409. Note los niños muertos por la vacunación. Esta imagen pretendía crear terror y rechazo hacia las vacunas:

G32_3_30_p4092ejpg

Paradójicamente, en el año 2004, la revista Despertad (la nueva cara de The Golden Age)  reconoció que la vacunación ha salvado vidas y especialmente ha combatido efectívamente la viruela:

Viruela (de 300 a 500 millones [de vidas perdidas]). Jamás se encontró un tratamiento eficaz para la viruela, pero gracias a un programa de vacunación internacional a gran escala, terminó erradicándose en 1980. (Despertad, 22 de Mayo del 2004, “Un mundo libre de enfermedades”, Recuadro de la página 12)

“La inmunización es el mayor éxito de la historia en el campo de la salud pública”, afirmó The World Health Report 1999. Ya se han salvado millones de vidas gracias a las campañas internacionales de vacunación masiva. Por ejemplo, un programa mundial de inmunización eliminó la viruela —la enfermedad mortal que se cobró más vidas que todas las guerras del siglo XX juntas—, y una campaña similar casi ha erradicado la polio …(“Logros y fracasos en la lucha contra las enfermedades”, Despertad, 22 de Mayo del 2004)

Los que  leyeron estos artículos del 2004, no se imaginaban las barbaridades que publicó The Golden Age contra la vacunación. Aunque es positivo que esta revista haya evolucionado por la fuerza de la ciencia, lo que es infame es que la organización de los Testigos de Jehová nunca pidió perdón por inducir negativamente a sus miembros a no vacunarse.

Persecution_Vaccination

Por ejemplo,  en la edición del 24 de Abril de 1935, The Golden Age publicó el caso de la señora Maria J. Braught, una testigo de Jehová a quien el gobierno norteamericano condenó por negarse a   llevar a su hija a la escuela para evitar que la vacunen. A continuación mostraremos algunos de los argumentos que espuso la señora Braught ante la corta que la juzgó:

“Yo soy una verdadera cristiana y estudio la ley de Jehová Dios que está en la Biblia. La ley de Jehová Dios está en contra de entremezclar sustancia animal con sangre humana, tal como se establece en Levítico capítulo 18. La vida está en la sangre, y como la vacunación es una inyección directa de una sustancia animal en la corriente sanguínea, la vacunación es una violación directa de la santa ley de Jehová. “……”Yo denuncio que la vacunación es inconstitucional “…….”No tengo alternativa, tengo que obedecer la ley de Jehová Dios, porque es superior a cualquier ley hecha por hombres. “(“Cristiana Verdadera escuchada en la corte”, The Golden Age, 24 de Abril de 1931)  (g1935_Abril_24_pag471)

Note cómo esta mujer repitió los mismos argumentos ridículos  que le enseñó la revista The Golden Age. Pero como el número de problemas legales contra la organización de los testigos de Jehová comenzó a aumentar por causa de propagar la falsa idea de que la Biblia prohibe la vacunación, los líderes de la organización decidieron oficializar el término de esta doctrina en 1952. En ese año, la revista La Atalaya, en su edición en Inglés del  15 de Diciembre de 1952, respondió a una pregunta de los lectores:

¿Son las vacunas una violación a la ley de Dios que prohibe introducir sangre en el sistema? — G.C., Carolina del Norte.

“El asunto de la vacunación debe ser decidido por el propio individuo….Y nuestra Sociedad no tiene los recursos para estar envuelta legalmente en el caso o para asumir la responsabilidad por el modo como el caso acaba. ” …..”Después de considerar el asunto, no nos parece que esté violando el pacto eterno hecho con Noé, en conformidad con el registro de Génesis 9:4, ni contrario al mandamiento de Dios en Levítico 17:10-14. Verdaderamente, no se puede argumentar en base a la razón o a las Escrituras y probar que por ser vacunada, la persona inoculada esté comiendo o bebiendo sangre consumiéndola como comida o como recibir una transfusión de sangre”.

Podemos ver que la organización no se disculpó por haber extraviado a sus lectores conduciendolos estúpidamente a los tribunales por negarse a vacunar. Sin embargo, la organización argumentó que no tenía dinero para defender a cada testigo de Jehová que sea acusado de contradecir la orden del gobierno de que todos deben vacunarse. Es claro que como esta doctrina comenzó a traerle problemas económicos, la organización decidió usar el sentido común y publicar que “no nos parece que [la vacunación] esté violando el pacto eterno hecho con Noé”.

Aunque este cambio de postura se oficializó en 1952 al publicarse en la revista La Atalaya, 10 años antes, casi al término de la Segunda Guerra Mundial, cuando recién la organizacion estaba iniciando la prohibición de las transfusiones de sangre, los líderes  ya no creían que la vacunación fuese un pecado. Ellos mismo tenían que vacunarse porque el gobierno les exigía hacerlo para  realizar sus viajes proselitistas a otros países. Mientras tanto, muchos Testigos de Jehová seguían creyendo que vacunarse era un pecado. Esto lo podemos deducir de lo que dijo un alto funcionario de la Sociedad Watchtower, Alexander Macmillan, en su libro titulado “La Fe en Marcha”, publicado en 1957. Un libro que incluso la organización jehovista aprueba, ya que fue citado en la página 30 de La Atalaya del 15 de Noviembre del 2015 (edición de estudio).

fecaratula

En este libro  Macmillan cuenta que poco después de la guerra, tuvo que visitar prisioneros que eran testigos de Jehová que estaban presos debido a negarse a ser reclutados para defender a los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial y además se negaban a vacunarse:

Uno de los problemas más serios que tuve que tratar, que recuerde, fueron las vacunas. Se recibió una orden del departamento de sanidad en Washington indicando que todos los internos y guardias debían vacunarse. Algunos de nuestros muchachos en cierta prisiónconsideraban que las vacunas eran iguales que las transfusiones de
sangre, y se negaron a aceptarlas……Le pedí al alcaide que me permitiera hablar con todos los hombres que se negaban a vacunarse. Me dijo:
-No podemos, porque están en aislamiento por orden de Washington, y allí tienen que permanecer hasta que desistan.
-Bueno, -respondí-, entonces se quedarán allí durante el resto de su vida, porque no son personas que actúen en contra de su conciencia. Si me permite que hable con todos los hombres podemos lograralgo, pero con algunos en aislamiento no puedo hacer nada.
Entonces el alcaide llamó por teléfono a Washington y …les dieron instrucciones de permitir a todos los hombres que asistieran a la reunión y que pasaran reunidos todo el tiempo que Macmillan considerara necesario….les dije:
-Estamos perdiendo el tiempo hablando de los males de las vacunas porque hay muchas cosas que podrían decirse a favor como en contra….Además, todos los que visitamos nuestras sucursales extranjeras nos tenemos que vacunar, o nos quedamos en casa. Las vacunas no son como las transfusiones de sangre. No se utiliza sangre para hacerlas. Es suero. De modo que no son una violación de los mandatos bíblicos que prohiben introducir sangre en el organismo……
Nuestra discusión duró unas dos horas, y finalmente decidieron aceptar las vacunas después de oponer una resistencia simbólica. Además, aceptaron escribir una carta pidiendo disculpas por los problemas que habían causado con su postura inicial.
(A. H. Macmillan, La Fe en Marcha, páginas 171-173) (vacunas_fe_en_marcha)

hcc

(foto de A.H. Macmillan a la derecha)

Lo que no dice este libro “La Fe en Marcha”, es que fue la misma organización, a través de la revista The Golden Age, la que indujo a muchos testigos de Jehová a creer que la vacunación era maligna. El autor, Macmillan, omitió esto para hacer creer que la idea de demonizarla fue  iniciativa de un grupo radical de los Testigos de Jehová. De esta manera sutil y deshonesta, la organización se lavó la cara e indirectamente le hechó la culpa al fanatismo de algunos de sus seguidores. Ahora podemos entender porqué esta revista cambió de nombre dos veces; para limpiar su suciedad intelectual. Pero veremos siempre en la Watchtower esta manera cobarde de enfrentar los errores, siempre evadiendo su responsabilidad directa.

Un Comentario

  1. Andrés

    Que gran artículo el escrito, estaba al tanto de manera superficial sobre lo expyesto, pero esto nos deja muy en claro la terrible ignorancia que existe en este tipo de movimiento pseudo religiosos, pseudo doctrinarios. Muchas veces se escucha la frase ” la ignorancia es atrevida” pero, en este caso se puede agregar, que la lógica de particulares, es capaz de mucha malicia.
    Habría que pensar de nuevo, haciendo mea culpa, que no es bueno creer nada a ciegas. Siempre es saludable el cuestionamiento y la investigación, a todo nivel.
    Como dice la biblia “orad y vigilad” pues el mal asecha a los ciegos, que son peores cuando no quieren ver.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s