La Atrocidad de Jefté: ¿ usted quemaría a su hija por Jehová?

Alexandre_Cabanel_-_The_Daughter_of_Jephthah_(1879,_Oil_on_canvas)
En el capítulo 11 del libro bíblico de Jueces se nos cuenta la horrible historia en la que Jefté, un Juez de Israel, sacrificó a su hija a Jehová Dios.¿ Por qué Jefté cometió tal atrocidad?. Porque el guerrero Jefté hizo el siguiente voto :

Entonces Jefté hizo voto a Jehová, diciendo: «Si entregas a los amonitas en mis manos, cualquiera que salga de las puertas de mi casa a recibirme cuando yo regrese victorioso de los amonitas, será de Jehová y lo ofreceré en holocausto.» (Reina-Valera 1995, Jueces 11:30-31)

La palabra hebrea que se ha traducido por “holocausto” es olah, que denota un sacrificio que se quema en el altar para Dios. Note que en la Biblia de los Testigos de Jehová, llamada “Traducción del Nuevo Mundo”, en la edición de 1984, han traducido así los versículos 30 y 31:

Entonces Jefté hizo un voto a Jehová y dijo: “Si tú sin falta das a los hijos de Ammón en mi mano, entonces tiene que suceder que el que venga saliendo, que salga de las puertas de mi casa a mi encuentro cuando yo vuelva en paz de los hijos de Ammón, tiene que llegar a ser entonces de Jehová, y tengo que ofrecer a ese como ofrenda quemada”.

Note que los testigos de Jehová  han traducido la palabra hebrea “olah” por “ofrenda quemada”. Por lo tanto, el voto de Jefté consistía en quemar en sacrificio a la primera persona que le saliera al encuentro de su casa, si Jehová lo ayudaba en su campaña militar. Para su mala suerte, le salio al encuentro su hija, y él, por su fanatismo, tuvo que cumplir su voto.

Este hecho lo tratan de negar, tanto los Testigos de Jehová, igual que  otras iglesias. Por ejemplo, leámos lo que nos dicen los Testigos de Jehová en la Edición de Estudio de la Atalaya de Marzo de 2016, en las páginas 6 y 7, parcialmente en los párrafos 8 y 12, del artículo “Jehová aprueba a quienes tienen fe en él”:

Párrafo 8:

Jefté era más que un gran guerrero. Conocía muy bien la Ley de Moisés y la historia de Israel. Dicha historia lo ayudó a entender claramente lo que estaba bien y lo que estaba mal desde el punto de vista de Jehová (Juec. 11:12-27)…….

Párrafo 12:

Jehová odia los sacrificios humanos, así que está claro que Jefté no tenía la intención de sacrificar literalmente a nadie (Deut. 18:9, 10). Según la Ley de Moisés, la ofrenda quemada se entregaba por completo a Jehová. Por lo tanto, Jefté estaba prometiendo que ofrecería a una persona para que se dedicara exclusivamente a servir a Jehová en el tabernáculo toda la vida. Dios estuvo de acuerdo y lo bendijo con una victoria aplastante sobre el enemigo (Juec. 11:32, 33)…

Párrafo 15:

Cuando dedicamos nuestra vida a Jehová, le hicimos un voto. Le prometimos que, sin importar lo que pasara, siempre haríamos su voluntad. Y sabíamos que eso supondría hacer sacrificios. Ahora bien, nuestro deseo de obedecer a Jehová se pone a prueba especialmente cuando se nos pide hacer algo que no nos gusta. Pero si hacemos sacrificios y servimos a Dios aunque no sea fácil, demostraremos que tenemos fe. Las bendiciones siempre serán mucho mayores que cualquier sacrificio que hagamos, por muy doloroso que sea (Mal. 3:10)…..

Contrario a lo que afirman los Testigos de Jehová, veremos que no es verdad que Jefté conocía bien la Ley de Moisés, y tampoco es verdad que “Jehová odia los sacrificios humanos”. Si leemos una porción del capítulo 22 del libro de Génesis veremos cómo le gusta a Jehová jugar con las vidas humanas:

1 Aconteció después de estas cosas, que Dios probó a Abraham. Le dijo:

—Abraham.

Éste respondió:

—Aquí estoy.

2 Y Dios le dijo:

—Toma ahora a tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, vete a tierra de Moriah y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.

(Génesis 22:1-2)

¿Qué más prueba podemos pedir que esto?. Es cierto que después Jehová se arrepintió y mandó a Abraham a no quemar a su hijo, pero ciertamente fue un juego maligno el de Jehová. ¿Quién en su sano juicio le pediría  a otro tal prueba de fidelidad a costa de sacrificar la vida de su hijo?. Definitivamente esta porción de la Biblia la inventaron los jehovistas escribas judíos para imponer una fidelidad irracional al dios Yahvé (o Jehová). Vea también el artículo relacionado a este asunto.

Pero volviendo al argumento de la revista La Atalaya, diremos que es una forma de esquivar la realidad el decir  que no fue un sacrificio literal, sino que Jefté solo sacrificó a su hija imponiéndole un celibato perpetuo. Pero eso no dice el texto, el texto bíblico dice que el voto era que sea ofrecida en holocausto (ofrenda quemada). Los líderes judíos son más sinceros que los Testigos de Jehová en este aspecto.  Según la Enciclopedia Judaica, Jefté cumplió un voto criminal:

Según algunos comentaristas, entre los que está Kimhi y Levi b. Gershom, Jefté solo mantuvo a su hija en celibato. Pero en el Targum de Jerusalén para Jueces XI.30 y el Midrash se da por seguro que Jefté inmoló a su hija sobre el altar, lo cual es considerado un acto criminal;……..Los Rabbis conluyeron también que Jefté fue un hombre ignorante, sino él habría sabido que un voto de ese tipo no es válido; según R. Johanan, Jefté tendría solo que haber pagado cierta suma de dinero al sagrado tesoro del Templo para está libre de ese voto; según R. Simeon ben Lakishm, él estaba libre de tal cosa hasta sin pagar (Gen. R. l.c.; comp. Lev. R. xxxvii. 3).

Podemos ver que hasta los judíos condenan la acción fanática de Jefté y su ignorancia   sobre la Ley Mosaica. También la Enciclopedia Católica admite que el holocausto fue real:

El significado obvio de la narración es que la hija de Jefté fue ofrecida como un sacrificio humano, y de hecho, tal ha sido la interpretación unánime de ella en la tradición judía, así como en la cristiana temprana. Algunos apologistas modernos, sin embargo, sorprendidos por la idea de que un juez sobre el que “vino el Espíritu del Señor” (11,29) pudiese cometer un acto tan bárbaro, se han esforzado en demostrar que las palabras del voto de Jefté no deben tomarse literalmente, sino que se refieren al celibato perpetuo al cual su hija sería condenada. Los argumentos en este sentido, que están lejos de ser convincentes, se pueden encontrar en Vigouroux, “Dictionnaire de la Biblia”, s.v. Ignoran la bárbara condición ética de los israelitas en esa época relativamente remota—una condición que es evidente en otros relatos en el mismo libro de los Jueces (por ej. el del cap. 19).Que el sacrificio humano estaba prohibido expresamente por la ley mosaica no favorece el argumento pues, aun admitiendo que la ley existiese entonces más que en embrión, lo cual es al menos muy dudoso, está claro a partir de los libros históricos de este y períodos posteriores que sus prescripciones fueron ignoradas constantemente por el pueblo judío. Se puede inferir de pasajes como 1 Sam. 14,24ss; 2 Sam. 21,6-9 y 2 Rey. 16,3, etc. que esos votos irreflexivos con sus nefastas consecuencias, e incluso los sacrificios humanos, no eran cosas desconocidas en esa etapa de la historia de Israel

La historia del sacrificio de la hija de Jefté podría no ser un hecho histórico, sin embargo, quien lo escribió podría haberlo hecho por dos motivos; el primero, para inculcar fidelidad a Jehová a cualquier precio; el segundo, para mostrar cuán salvajes eran los israelitas de la antigüedad.

Una porción bíblica útil para el  Jehovismo moderno

Una vez más los Testigos de Jehová nos quieren engañar para salvar los absurdos relatos bíblicos y usarlos para mantener fieles a su organización a un gran número de gente ignorante. De todos modos ellos aprovechan este capítulo 11 de Jueces, porque muestra que uno tiene que cumplir su voto a Jehová no importando cuál sea, lo que implica para los Testigos de Jehová, el ser fieles incondicionalmente al cuerpo gobernante de esta organización. Esto es una  muestra más de que el  “Jehovismo” se ha reconfigurado en esta secta.