Jehová odia la universidad

A los testigos de Jehová se les dice constántemente que no estudien en la universidad. Su cuerpo gobernante se encarga de insistirles que si van a la universidad estarán en un grave peligro de perder su fe. Si un testigo de Jehová decide ir a la universidad, no será bien visto por los miembros de su congregación, se le considerará como alguien materialista. Para ellos, la verdadera educación deber ser la educación “divina” que reciben de Jehová a través de lo que dice su cuerpo gobernante. A continuación mostraremos algunas porciones publicadas en la literatura de los testigos de Jehová que corroboran esto :

 

¿Y qué se puede decir de la educación superior que se imparte en las universidades? Mucha gente cree que es imprescindible para alcanzar el éxito. No obstante, un buen número de jóvenes que estudian en la universidad terminan con la mente llena de ideas nocivas. Además, en el caso de los cristianos, se desperdician años valiosos de la juventud que podrían emplearse mejor sirviendo a Jehová (Ecl. 12:1). No parece coincidencia que en los países en los que es común que la gente curse estudios superiores se crea cada vez menos en Dios. (La Atalaya, 15 de Abril del 2008, “Rechacemos las cosas que nada valen”)

Las universidades son bien conocidas por ser escenario de conductas perjudiciales: consumo de drogas, abuso del alcohol, inmoralidad, falta de honradez en los exámenes, humillantes pruebas de iniciación, y la lista sigue y sigue. …..A este ambiente malsano se añade la presión de los exámenes y las tareas de investigación, que, naturalmente, exigen horas de estudio de parte de los alumnos. Además, puede que algunos deban tener al menos un trabajo de tiempo parcial. Todo esto les quita mucho tiempo y energías…..Es lamentable que algunos jóvenes hayan perdido su fe por sucumbir a las exigencias de tiempo y energías que les ha impuesto la universidad o por caer en prácticas contrarias a las Escrituras. (La Atalaya, 1 de Octubre del 2005, “Padres, ¿qué futuro desean para sus hijos?”)

¿Qué ambiente se respira en la mayoría de las universidades de este mundo? ¿Verdad que suelen ser foco de descontento social y político, y se caracterizan por la inmoralidad y los excesos? (Efes. 2:2.) En contraste, la organización de Jehová ofrece la mejor educación en el pacífico ambiente de la congregación cristiana. (La Atalaya, 15 de Octubre del 2013, “Sirvan a Jehová como esclavos”, párrafo 15)

¿Y qué hay de los jóvenes? A menudo sus profesores y otras personas los presionan para que vayan a la universidad. ¿Los animamos a que, en vez de eso, se pongan metas espirituales y se beneficien de la capacitación que da Jehová? (Ministerio del Reino, Octubre 2011, página 3)

Decir que la universidad es un lugar perjudicial porque ahi se cometen inmoralidades, es hacer una generalización engañosa. Porque el mismo razonamiento se podría aplicar a las escuelas de educación secundaria, y sin embargo los Testigos de Jehová no son desanimados por sus líderes  a  estudiar en la escuela. En algunos centros laborales se comenten inmoralidades, y no por  eso los testigos de Jehová dejarían de ir a un centro de labores. Es evidente que la preocupación de los líderes del Jehovismo contra la universidad es que es un centro donde se imparte y analiza conocimiento. Quien estudia en la universidad, tiende a desarrollar mayor pensamiento crítico. Pero en la organización de los testigos de Jehová solo el cuerpo gobernante tiene derecho a pensar, los demás no; los demás solo deben obedecer sin discutir las doctrinas o las órdenes. A continuación citaremos una porción de uno de sus artículos donde se les dice esto:

 

Pero todos nosotros debemos estar listos para obedecer todas las instrucciones que se nos den, nos parezcan o no prácticas, pues obedecerlas nos salvará la vida…. Ahora es el momento de que cualquiera que esté poniendo su confianza en la educación seglar, las posesiones o las instituciones humanas cambie su modo de pensar. (La Atalaya, 15 de Noviembre de 2013, artículo: “¿Quiénes son hoy los siete pastores y ocho adalides?”)

Esto prueba que los líderes de la secta Jehovista mantienen a sus seguidores en una constante paranoia de que el fin del mundo está muy próximo, y que ellos son los únicos a quienes el dios Jehová dará instrucciones de salvación que deben ser obedecidas sin discutirlas. Por lo tanto, los estudios universitarios no encajan en esta ideología para robots. Se les hace creer de que en el momento del fin, Jehová destruirá a quienes estén inmersos estudiando una carrera universitaria o en cualquier actividad que no sea la que promueve la secta. Lo que dice el cuerpo gobernante de los testigos de Jehová debe ser visto al igual como si lo dijera el propio dios Jehová:

 

Otra importante forma de recibir la guía divina es a través de la hermandad cristiana. Una parte fundamental de dicha hermandad es “el esclavo fiel y discreto” junto con su Cuerpo Gobernante, que le sirve de vocero (La Atalaya, 15 de Abril del 2008,”Busquemos la guía de Dios en todo lo que hagamos”)

Entonces, si el vocero de Jehová dice que ir a la universidad es perjudicial, es porque Jehová lo dice. Pero lo paradójico es el hecho de que los líderes de esta secta no escatiman en utilizar información que proviene de estudios universitarios para defender sus puntos de vista. Por ejemplo, en el año 2006 los líderes de los testigos de Jehová enviaron un representante para entrevistar al bioquímico Michael Behe y lo publicaron en la revista Despertad:

EN 1996, Michael J. Behe —actualmente catedrático de Bioquímica en la Universidad de Lehigh (Pensilvania, EE.UU.)— publicó su libro La caja negra de Darwin. El reto de la bioquímica a la evolución. El número del 8 de mayo de 1997 de ¡Despertad! hizo referencia a dicho libro en un reportaje titulado “Nuestra existencia, ¿fruto de la casualidad, o del diseño?”. En la década transcurrida desde la publicación de La caja negra de Darwin, los científicos evolucionistas han hecho todo lo posible por rebatir los argumentos de Behe. Lo han acusado de permitir que sus convicciones religiosas —el profesor Behe es católico— primen sobre su criterio científico. Otros afirman que sus argumentos carecen de rigor. ¡Despertad! lo entrevistó para averiguar por qué sus conclusiones han creado tanta polémica. (Despertad, 9 de Junio de 2006, “Entrevista a un bioquímico”)

Y en la revista La Atalaya, los líderes de la secta Jehovista publicaron en el 2008 lo siguiente:

A menudo, lo que impulsa a los defensores de la evolución no son los hechos, sino “sus propios deseos”, como el de ser aceptados por la comunidad científica, donde la evolución es la doctrina ortodoxa. El destacado bioquímico Michael Behe, quien ha dedicado casi toda su vida a la investigación de las complejas funciones internas de la célula, señaló que quienes enseñan la evolución de la estructura celular no tienen base para sus afirmaciones. ¿Es posible que la evolución se dé a escala diminuta, a nivel molecular? Michael Behe responde: “La evolución molecular no se basa en la autoridad científica. No hay publicación de la bibliografía científica —en revistas prestigiosas, publicaciones especializadas o libros— que descri[ba] cómo ocurrió o pudo haber ocurrido la evolución molecular de cualquier sistema bioquímico real y complejo”. Y añade: “La afirmación de la evolución molecular darwiniana es pura bravata”. (La Atalaya, 1 de Enero de 2008, “La Biblia y la evolución: ¿son compatibles?“)

Esto muestra que el cuerpo gobernante de los testigos de Jehová, se aprovecha de lo que se investiga en las universidades, y lo usa cuando le conviene, y cuando no le conviene, sataniza a las instituciones universitarias. Si las universidades se caracterizan “por la inmoralidad y los excesos”, tal como se le inculca a la masa Jehovista, ¿qué hace un periodista de la revista de los testigos de Jehová entrevistando a un profesor universitario en una universidad? ¿Por qué un testigo de Jehová común y corriente no puede estudiar en una universidad aunque sea para defender las teorías creacionistas que promueve la secta? La respuesta es simple, los líderes del Jehovismo no quieren que la mayoría de sus seguidores piense, porque así podrían despertar intelectualmente y darse cuenta de las mentiras que propaga la secta. La realidad es que los testigos de Jehová usan los servicios de  abogados, médicos e ingenieros para su beneficios, y todos ellos han tenido que estudiar en una universidad.

Para finalizar vamos a mostrar lo que en 1969 publicó la lideranza del Jehovismo a fin de desanimar a sus fieles a ir a la universidad:

Por lo tanto, como persona joven, nunca realizarás alguna carrera que ofrezca este sistema. Si estás en la secundaria y piensas en una educación universitaria, esto significa por lo menos cuatro, quizás hasta seis u ocho años más para que obtengas tu título de una carrera especializada. Pero ¿dónde estará este sistema de cosas para ese tiempo? ¡Estará bien avanzado hacia su fin, si es que no habrá desaparecido en realidad ! (Despertad, 22 de Agosto de 1969, “¿Qué futuro para los jóvenes?”, página 15)

Note que quien estaba terminando la secundaria en 1969 ha tenido para estudiar 8 carreras universitarias de 5 años. Y el fin todavía no llega. No obstante, sabemos que si no se aprovecha de ir a la universidad en la juventud, después es más dificil. Así, los que hicieron caso a esta publicación de 1969, fueron engañados. Sin embargo, la secta continúa promoviendo este tipo de mensaje de que no vayan a la universidad porque ya viene el fin del mundo. Infelizmente los testigos de Jehová tienen el cerebro tan lavado, que no recuerdan o no quieren admitir que las profecías de sus líderes nunca se cumplen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s