Jehová el MONSTRUO

Jehovah_El_Asesino

La Biblia, especialmente el Antiguo Testamento, es un libro lleno de fabricaciones literarias basadas en mitos y en algunos hechos históricos. Por eso, no es lógico tomarla en serio, y mucho menos creer que ese dios Jehová existe y que se le deba adorar. De lo contrario usted estaría adorando a un personaje cuya personalidad ha sido fabricada por mentes de escribas judíos con deseos de venganza desmedida. Veamos algunos aspectos de la personalidad de este dios Jehová. En una profecía de Isaías Jehová profetiza que incitará a los Medos a que violen a las mujeres de Babilonia y maten a los niños y que no tengan misericordia de los fetos en el vientre de las mujeres embarazadas:

1 Profecía sobre Babilonia, revelada a Isaías hijo de Amoz. …..15 Cualquiera que sea hallado será alanceado; y cualquiera que por ellos sea tomado, caerá a espada. 16 Sus niños serán estrellados delante de ellos; sus casas serán saqueadas, y violadas sus mujeres. 17 He aquí que yo despierto contra ellos a los medos, que no se ocuparán de la plata, ni codiciarán oro. 18 Con arco tirarán a los niños, y no tendrán misericordia del fruto del vientre, ni su ojo perdonará a los hijos. 19 Y Babilonia, hermosura de reinos y ornamento de la grandeza de los caldeos, será como Sodoma y Gomorra, a las que trastornó Dios. (Isaías capítulo 13)

No obstante los deseos de Jehová no se cumplieron, porque la conquista de Babilonia por Ciro el Persa en 539 a.C. no fue de esa manera violenta, más bien, según el historiador Herodoto, la ciudad estaba en una fiesta en el momento en que Ciro entró con sus tropas, y no hubo resistencia. Pero cabe la interrogante, ¿qué clase de dios podría desear tales atrocidades para niños y mujeres indefensas?…pero todo porque Nabucodonosor el rey de Babilonia conquistó al reino de Judá y devastó Jerusalén y se llevó a muchos judíos cautivos a Babilonia. Por eso Jehová quiso vengar a su pueblo. Pero lo más absurdo es que fue el mismo Jehová, según la Biblia, el que usó al rey de Babilonia Nabucodonosor, no solo para castigar a su pueblo judío, sino también a otras naciones. En Jeremías, se dice que Jehová consideró a Nabucodonosor su siervo:

4 Y les mandarás que digan a sus señores: Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: Así habéis de decir a vuestros señores: 5 Yo hice la tierra, el hombre y las bestias que están sobre la faz de la tierra, con mi gran poder y con mi brazo extendido, y la di a quien yo quise. 6 Y ahora yo he puesto todas estas tierras en mano de Nabucodonosor rey de Babilonia, mi siervo, y aun las bestias del campo le he dado para que le sirvan. 7 Y todas las naciones le servirán a él, a su hijo, y al hijo de su hijo, hasta que venga también el tiempo de su misma tierra, y la reduzcan a servidumbre muchas naciones y grandes reyes. 8 Y a la nación y al reino que no sirviere a Nabucodonosor rey de Babilonia, y que no pusiere su cuello debajo del yugo del rey de Babilonia, castigaré a tal nación con espada y con hambre y con pestilencia, dice Jehová, hasta que la acabe yo por su mano. (Jeremías capítulo 27)

Note que cualquiera de las atrocidades que haya podido cometer Nabucodonosor y su ejército contra otras naciones (Judá incluída) fue responsabilidad de Jehová, porque dice que lo usó como a su sirviente para este fin. Sin embargo, hemos leído que en Isaías después Jehová quiere vengarse de los niños y de las mujeres de Babilonia. ¿Qué clase mostruo es este dios que tiene tales transtornos mentales?. Sin embargo, el fanatismo de los Testigos de Jehová llega al punto de justificar la acción inmoral, incoherente y despiadada de su mitológico dios:

Jehová puede santificar a los ejércitos de las naciones y valerse de su ambición para expresar Su ira. Ya utilizó a Asiria de ese modo, y lo mismo hará con Babilonia (Isaías 10:5; Jeremías 25:9). Cuando a esta le llegue el turno, también se servirá de otras naciones para castigarla. (Las Profecías de Isaías I, capítulo 14, página 173, párrafo 3, publicado por la Sociedad Watchtower)

Con este comentario los Testigos de Jehová confirman la personalidad manipuladora e inmoral que Jehová tiene para saciar sus inclinaciones asesinas. Pero especialmente a Jehová le gusta que su venganza recaiga en los niños, por eso “inspiró” a su salmista a decir lo siguiente:

7 Jehová, recuerda lo que decían los edomitas
el día que Jerusalén fue destruida:
«¡Arrásenla, destrúyanla hasta sus cimientos!»

8 ¡También tú, Babilonia, serás arrasada!
¡Dichoso el que te dé tu merecido
por todo el mal que nos hiciste!
9 ¡Dichoso el que agarre a tus niños
y los estrelle contra las rocas!

(Salmo 137:7-9, Reina Valera Contemporánea)

Parece que el salmista judío olvidó que lo que les hicieron los babilonios fue porque Jehová lo quiso así, sin embargo éste quiere vengarse en niños inocentes. Pero si estos versículos hubieran sido inspirados por Jehová, ¿qué más prueba tenemos de que es un psicópata?, ya que culpa a Babilonia después de haberla usado para devastar  pueblos, diciendo con orgullo que:

Babilonia era en mi mano una copa de oro que embriagaba a todo el mundo.
Las naciones bebían de ese vino y perdían el sentido. (Jeremías 51:7)

Si usted lector es Testigo de Jehová o creyente de este dios falso, medite sobre estas absurdas contradicciones que nada bueno pueden producir, sino fanatismo fundamentalista.

Anuncios