¿Hay libertad de Expresión y Pensamiento?

La doctrina Jehovista tiene una doble cara. Por ejemplo, los  Jehovistas se muestran al mundo como mansas palomas que quieren predicar de puerta en puerta el reino de Jehová, pero internamente viven en un mundo dictatorial donde todo pensamiento individual debe ser suprimido.

Los Testigos de Jehová son semanalmente sometidos a un lavado cerebral por medio de leer La revista La Atalaya. Actualmente esta revista tiene dos ediciones, una para el público, y otra para que sea estudiada semanalmente por los Testigos de Jehová en sus locales de adoración que son llamados Salones del Reino. Ellos distribuyen también otra revista para el público:  Despertad.   La edición para el público de La Atalaya, al igual que la Despertad,  generalmente  se presenta más racional y esconde la verdadera personalidad opresiva  de esta religión a fin de atraer adeptos. En cambio, en la edición de Estudio, se presentan artículos  que serán analizados los fines de semana obligatoriamente en una reunión formal, solo para los seguidores activos o invitados. Esto puede ser un sábado o un domingo, dependiendo del horario de cada congregación.  El estudio de La Atalaya dura una hora y se realiza de la siguiente forma: un lector asignado lee un párrafo, y el conductor del estudio lee las preguntas del respectivo párrafo que ya están formuladas en la revista. Los presentes deben levantar la mano si quieren responder, y si el conductor elige a uno de los que levantó la mano, este debe responder en voz alta  lo que dice o lo que entiende del párrafo. El que responde, no puede criticar lo que dice el párrafo, porque no hay lugar a críticas ni a preguntas públicas sobre lo que se estudia. Si alguien tiene alguna duda de lo que se ha publicado en el artículo de estudio, deberá preguntar a los dirigentes de la congregación en privado, pero nunca en público.

A continuación vamos a citar tres diferentes porciones de artículos publicados por los líderes de los Testigos de Jehová, donde se presentan como víctimas y tambiém como defensores de la libertad de expresión y religión:

En efecto, la historia de la Carta Magna indica lo mucho que el hombre anhela la libertad. No obstante, pese a esas nobles aspiraciones, los derechos humanos fundamentales continúan viéndose amenazados en muchos países. Los gobiernos humanos han demostrado repetidas veces que son incapaces de garantizar libertad para todos. Esta es una de las razones por las que millones de testigos de Jehová abrigan la esperanza de gozar de una libertad superior bajo la ley de un gobierno diferente: el Reino de Dios. (Despertad, 22/12/2012, artículo: “La Carta Magna y la lucha del hombre por la libertad”)

LA CARTA Canadiense de Derechos y Libertades ampara a todos los ciudadanos de Canadá. La libertad de expresión, la de prensa y la de culto son derechos constitucionales que gozan de protección legal.  Por ello, cuando la ciudad de Blainville (al noroeste de Montreal) propuso una enmienda a sus ordenanzas municipales con el fin de prohibir que se realizaran ‘visitas a domicilio de naturaleza religiosa’ sin licencia, los testigos de Jehová se preocuparon, pues dicha enmienda afectaría directamente a su ministerio de casa en casa (Hechos 20:20, 21). ¿Qué motivó la propuesta? Las autoridades aseguraban que habían recibido muchas quejas por las visitas de casa en casa de los testigos de Jehová, pero, según los archivos de la policía, en los últimos cinco años no se había presentado ni una sola queja relacionada con la actividad de los Testigos.  No obstante, la enmienda se convirtió en ley en 1996. Los abogados que representaban a los testigos de Jehová de Blainville notificaron entonces al municipio que, dado que la libertad religiosa contaba con garantía constitucional, sería ilegal que se aplicara dicha ley para obstaculizar las actividades de los Testigos. Las autoridades municipales desestimaron la notificación y enviaron diecisiete citaciones. Los abogados de los Testigos respondieron con una demanda judicial para impedir que el municipio de Blainville restringiera las libertades de religión y de expresión, derechos de los que disfrutan todos los ciudadanos canadienses. (Despertad, 8/7/2004, artículo: “Un ayuntamiento no debe hacer de Gran Hermano”)

La atención y la guía amorosas que Dios dispensó a su pueblo tras el nacimiento del Reino no le pasaron inadvertidas a Satanás. Por ejemplo, en 1931, este pequeño grupo de cristianos hizo público que no eran solo estudiantes de la Biblia, sino que, de acuerdo con Isaías 43:10, eran testigos de Jehová. Haya sido o no coincidencia, el Diablo desencadenó una ola de persecución sin precedentes por todo el globo terráqueo. A los Testigos se les obligó en repetidas ocasiones a pelear batallas legales a fin de conservar su ejercicio de la libertad de cultos, incluso en países conocidos normalmente por su respeto a la libertad religiosa, como Estados Unidos, Canadá y Alemania. Para 1988, el Tribunal Supremo de Estados Unidos había revisado 71 casos sobre los testigos de Jehová, en dos tercios de los cuales falló en favor de ellos. Hoy día continúan librándose batallas legales por todo el mundo para, igual que en el siglo primero, “defender y establecer legalmente las buenas nuevas” (Filipenses 1:7). (La Atalaya 1/6/2001, artículo: “Adelante hasta la victoria final”)

Ahora citaremos una porción de un artículo   donde los líderes de los Testigos de Jehová muestran su verdadera cara. Por ejemplo, ¿qué pasa si un Testigo de Jehová comienza a darse cuenta que las doctrinas que le enseñan están erradas y comparte su opinión con otros testigos de Jehová?. Leamos cómo los líderes previenen a los miembros para “protegerse” de cualquier desvío de pensamiento:

……los apóstatas intentan meter sus opiniones en la congregación disimuladamente. Y tal como los falsificadores de dinero tratan de que aceptemos sus billetes, estos maestros engañadores quieren hacernos creer sus “palabras fingidas”. Ciertamente, infiltran “enseñanzas engañosas” y “tuercen” los textos bíblicos para que cuadren con sus opiniones (2 Ped. 2:1, 3, 13; 3:16). Es obvio que no buscan nuestro bien. Si los siguiéramos, lo único que lograríamos sería alejarnos del camino que lleva a la vida eterna. ¿Cómo nos protegemos? Siguiendo los consejos de Jehová (léanse Romanos 16:17 y 2 Juan 9-11). La Biblia pide a los cristianos que “eviten” a los apóstatas, o, según otras versiones, que “se aparten”, “permanezcan lejos” e incluso “huyan” de ellos. ¡Más claro, imposible! ¿Cuál es nuestra reacción cuando un médico nos manda evitar todo contacto con alguien porque tiene una enfermedad mortal muy contagiosa? Ante una instrucción tan directa, no nos cabe ninguna duda de que debemos seguirla rigurosamente. Pues bien, Jehová, el Gran Doctor, nos manda evitar todo contacto con cualquier maestro desleal a la verdad, pues es alguien “mentalmente enfermo” que procura infectarnos con sus doctrinas (1 Tim. 6:3, 4). Como vemos, el mandato divino también es muy directo, pero ¿estamos igual de decididos a seguirlo en todas las circunstancias? (La Atalaya, 15/07/2011, artículo: “¿Haremos caso de las claras advertencias de Jehová?”)

Más claro no puede ser. Los testigos de Jehová piden libertad para propagar su culto tocando las puertas de las casas, pero ellos no permiten la misma libertad de expresión para sus miembros. Cualquier miembro que critique o comienze a manifestar una posición diferente a la impartida por los líderes de esta organización debe ser evitado por todos y considerado como un apóstata enfermo mental. Por supuesto, este último artículo citado pertenece a la Edición de Estudio de la Atalaya, y no se distribuye al público. Esto prueba el falso marketing que propaga La Sociedad Watchtower con su reciente logo JW.ORG.

Si su religión no le permite ninguna expresión crítica,  preocúpese, porque nada bueno puede surgir de allí. Recuerde al Nazismo y al Comunismo Stalinista. Por ejemplo, los Testigos de Jehová  son dirigidos por un grupo de menos de 10 personas que se denomina “el cuerpo gobernante” y “el esclavo fiel y discreto”, en alusión a lo que Jesús dijo en relación a que nombraría a un “esclavo” para dirigir a sus seguidores (lea Mateo 24:45).  Nadie puede contradecir a este “esclavo”, tal como podemos leer en el siguiente texto:

Por eso, no debemos dejar que se desarrolle en nosotros una actitud independiente. No cuestionemos jamás, ni con palabras ni con obras, el medio que Jehová utiliza para comunicarse con nosotros hoy día (Núm. 16:1-3). En vez de eso, valoremos el honor de colaborar con el esclavo fiel y esforcémonos por ser obedientes y sumisos a los hombres que están al frente de la congregación a la que asistimos. (La Atalaya del 15 Noviembre 2009, páginas 13-17)

La historia nos ha enseñado que cuando un gobernante pide obediencia ciega y priva a su pueblo de libertad de expresión es porque algo corrupto oculta. Es increíble que  a comienzos del siglo XXI  haya gente como los testigos de Jehová que acepten que sus líderes les exijan  obediencia incondicional. Cuando uno de ellos le toque su puerta, muéstrele esto que dice su revista y pregúntele sino le da verguenza dejar que su cerebro sea dominado por un grupo de retrógradas que se autodenomina “el esclavo fiel”.

 

  1. Manuel Armendariz

    EL LIBRE ALBEDRIO NO EXISTE BAJO LA DICTADURA DE LA SECTA DE jehova.
    solamente existe antes de entrar a la SECTA,
    Para atrapar adeptos.
    jehova es sin duda el mismisimo satanas!!!!!!!

    Me gusta

  2. Los del Mundo

    Buenos dias, es una doctrina maleada, robótica, para estupidos no hay lugar para los comentarios personales, en todos sus “estudios” ahí están las respuestas a,b,c … etc , todo lo que dicen y comentan en sus reuniones son aplaudidas y no se cuestionan, lo lamentable , entre otras cosas son los niños y niñas que los van moldeando bajo su criterio y los padres….igual de apendejados en muchos casos no los sacan de sus dudas, porque como ellos dicen “es la instrucción del Esclavo” todo mundo a obedecer

    Me gusta

    • octopusalien

      Ese es uno de los graves errores de esa secta. Solo “el esclavo” que los dirige puede corregirse y opinar sobre sí mismo, el resto no puede pensar por ellos ni criticar. Ellos solo pueden repetir lo que les manda a estudiar, por eso son ignorantes, que solo tienen argumentos para gente que no conoce nada de la Biblia, pero cuando alguien que conoce les muestra sus argumenntos inconsistentes ahi ellos se alejan y “el esclavo” les dice que eviten a esas personas porque no son “ovejas”.

      Me gusta

  3. Los del Mundo

    Piensa esto que te voy a decir; algunos miembros de los TJ son críticos y tienen puntos de vista diferentes a la mayoría , pasa el tiempo y esos críticos o personas con criterio propio van creciendo dentro de la “Sociedad”, entonces que hacen los del cuerpo gobernante, astutamente, se auto nombran El Esclavo Fiel y Discreto que dará el alimento apropiado ( si aha ) y DICEN esta bola de falsos “que Dios habla con ellos ” (que no mamen) y así dan sus ordenes “en nombre de Dios” y todos a joderse a obedecer.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s