El Jehovismo

Para entender la religión Jehovista, es necesario conocer las historias bíblicas. Vamos a presentar un resumen para el lector que no conozca mucho de la Biblia. Si usted ya la ha leído, no es necesario que lea este resumen.

La doctrina Jehovista es aquella que cree que el Dios que creó el universo es el Dios del Antiguo Testamento, que popularmente llaman Jehová , aunque se cree que la pronunciación más exacta del nombre es Yahvé. Los creadores de esta doctrina fueron los escribas y sacerdotes Judíos durante varios  siglos antes de Cristo. El Jehovismo se basa fundamentalmente en una colección de libros llamada por los judíos Tanakh, que  es el Antiguo Testamento para los cristianos. El Tanakh se divine en tres conjuntos de libros: la Torá (Ley o instrucción dada a Moisés), Los Neviim (Profetas) y los Ketuvim (Escritos). Todos estos libros son considerados  como inspirados por Dios, no solo por los Judíos sino también por los cristianos.

La Torá o también llamado el Pentateuco,  es la parte esencial del Tanakh, porque los cinco libros que la componen, relatan los primeros tratos que tuvo el Dios Yahvé con la humanidad. El primer libro, que se llama Génesis, narra la creación de la primera pareja humana, Adan y Eva. Según el Génesis, Adan fue creado 4004 años antes de Cristo. Inicialmente Adan fue colocado en e jardín de Eden, pero él y su esposa Eva  fueron expulsados del Jardín del Eden por  desobedecer el mandato de no comer del arbol del conocimiento del bien y del mal, porque se dejaron engañar por una serpiente. Al ser expulsados de este Jardín, la primera pareja humana no tuvo acceso al arbol de la vida que le daría la inmortalidad. De esta manera el Génesis explica la causa del sufrimiento y la mortalidad del hombre.  Como consecuencia de perder el favor divino,  se nos cuenta que la humanidad llegó a un climax de violencia e iniquidad que indujo a Yahvé a destruir con un diluvio a toda la Tierra, salvo a Noé y a su familia con un conjunto de animales representativos que fueron salvados en un arca. Esto, según el Génesis, habría sucedido 2348 años antes de Cristo. Así, toda la humanidad actual sería descendiente de Noé.

Siglos después  de Noé  Yahvé hizo un pacto con Abraham para darle a su descendencia, a través de su hijo Isaac, y de su nieto Jacob,  la tierra de Canaán. En el libro de Éxodo se muestra cómo esta promesa dio sus primeros pasos para su cumplimiento  gracias  al pacto que hizo Dios con Moisés para libertar de Egipto a las doce tribus que derivaron de los 12 hijo de Jacob, también llamado Israel. Los demás libros de la Torá especifican las leyes que Yahvé le dio a Moiśes, así como las guerras que enfrentó el pueblo de Israel para conquistar la tierra prometida. Después de algunos siglos de ser gobernados por Jueces, los israelitas querían tener un rey como todas las naciones, y esto no agradó a Yahvé porque consideró que lo estaban rechazando a él como su Rey. A pesar de esto se nos cuenta que Yahvé le dijo al profeta Samuel que escogiera a Saúl como rey para su pueblo, pero que a partir de ese momento el rey gozaría de privilegios que podrían oprimir a sus súbditos. Pero Saúl no satisfizo las expectativas de Yahvé, por lo cual éste ungió a David de la tribu de Judá como sucesor del trono. Yahvé le prometió a David que su hijo, al que llamaría Salomón, edificaría una casa para Él, es decir, un templo dedicado a Yahvé, y que Salomón afirmaría el trono de su reino para siempre. Salomón construyó el templo y hubo una era dorada durante su reinado, pero después de la muerte de Salomón, su hijo Roboam, por una mala actitud política permitió que el reino se dividiera en 10 tribus cuya capital fue Samaria, y dos tribus (la de Benjamin y Judá) que tendrían como capital Jerusalén. Después de algunos siglos, las 10 tribus fueron conquistadas y desoladas por Asiria, y finalmente Babilonia destruye Jerusalén en 587 a.C. y se lleva cautivos a los habitantes de  Jerusalén. Es así como el templo de Salomón se destruyó y no volvió a comenzar a ser reconstruído sino poco antes de Cristo. Peor aún, desde la conquista de Babilonia, los Judíos no pudieron ser políticamente independientes ya que la tierra de Canaán pasó a ser  sucesivamente de los babilonios,  de los persas, de los Macedonios, y finalmente de los romanos, que acabaron por destruir de nuevo el templo de Jerusalén en el año 70 d.C, y toda la ciudad, dispersando a los Judíos sin tener derecho a gobernar  su territorio.

Podemos ver que la historia del Jehovismo antiguo está lleno de frustraciones, ya que nunca les llegó el Mesías prometido que libertaría a Israel y les daría plena soberanía en su territorio, con una paz eterna.  Y aunque después de casi 2000 años los Judíos han podido recuperar  parte de su territorio, enfrentan constantemente conflictos militares para defender su soberanía. Aunque gran parte de Jerusalén pertenece actualmente a Israel, la zona del templo de Salomón pertenece a los Musulmanes. Por consiguiente, la promesa bíblica de la tierra prometida y del Mesías es algo que nunca se concretó.

Debido a todos estos fracasos, el cristianismo ha reconfigurado esta idea de un Mesías terrenal para Israel, en un mesianismo espiritual, donde Dios hace un nuevo pacto con un Israel compuesto mayormente por no judíos o también llamados gentiles, a través de Jesús. Este Israel, según los cristianos, es el Israel de Dios, el verdadero Israel, y su rey es Jesús, el Cristo o Mesías, que los liberta del pecado heredado por causa de Adan. No obstante, los cristianos esperan una segunda venida de Jesús, donde se concretarán supuestamente todas las promesas que Jesús hizo en sus prédicas, y que no se cumplieron en su primera venida a la tierra. No obstante, el cristianismo cada vez está más dividido doctrinalmente en una infinidad de confesiones y sectas que a su vez difieren en sus expectativas sobre la segunda venida de Jesús.

Pero, de toda esta ensalada de cristianismos,  esta página concentrará su crítica al Jehovismo practicado por los Testigos de Jehová  vinculados a la Sociedad Watchtower. Esto se debe a que los Testigos de Jehová, más que cualquier otra denominación cristiana, proclama que Jesús hizo una inspección en la tierra desde 1914 hasta 1919, y en 1919 finalmente nombró a los líderes de la Sociedad Watchtower como su único vocero en la tierra. Por supuesto, cada quien tiene derecho a creer en lo que quiera, pero consideramos que la doctrina Jehovista que predica la Watchtower es perjudicial para el desarrollo intelectual del hombre moderno, no solo porque su doctrina se basa en fracasos apocalípticos del Antiguo y el Nuevo Testamento, sino por su constante ataque a la libertad individual de pensamiento y su desprecio al conocimiento impartido en las universidades del mundo, conduce a sus seguidores a una esclavitud mental peligrosa. Por consiguiente, este blog dedicará a desenmascarar no solo la falsedad de la doctrina de los Testigos de Jehová, sino también su libro Sagrado: La Biblia, que es la base de su fundamentalismo irracional.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s