¿Jehová vale más que tu madre?

Si usted le pregunta a un Testigo de Jehová quién es JEHOVÁ, este le dirá que es el único Dios verdadero que creó el universo, que para ellos es el dios hebreo de la Biblia. Sin embargo, lo que los Testigos de Jehová no le dirán, es que a ellos se les lava el cerebro semanalmente  para que cuando se les dicte una norma de su organización ellos automáticamente deben   asociarla  con la lealtad a Jehová. Entonces, es muy cómodo para los cerebros de esta secta, controlar a los más de 8 millones de miembros en el mundo, ya que cualquier directriz venida de su cuerpo gobernante en Nueva York deberá ser vista como que viene de Jehová. Por ejemplo, si un día deciden que usted no debe realizarse un trasplante de órgano, o no vacunarse, usted tendrá que obedecer hasta que después les venga en gana retirar esa restricción. De lo contrario, usted sería un desobediente a Jehová porque no espera que éste le brinde nuevas instrucciones.

El miembro de la secta que quiebre o cuestione sin “arrepentimiento” cualquier regla organizacional será expulsado o desasociado. Y por supuesto, nadie deberá hablarle, visitarle o saludarle hasta que él quiera volver a la organización y se someta a  una prueba de ostracismo,  que consiste en asistir a las reuniones semanales de la congregación local sin que nadie le salude o le  hable. Según el manual titulado “Pastoreen el Rebaño de Dios” (en el capítulo 11) que usan los ancianos (o pastores) de la congregación, el expulsado o desasociado debe cumplir un buen tiempo este castigo que será supervisado por un comité judicial:

comit

Note que dice que el expulsado “pruebe que está tan arrepentido como dice”. Es decir, se le desafía al expulsado a probar si es verdad que está “arrepentido”. Pero esta prueba de ostracismo es solo para quienes desean regresar a la organización. Inclusive, si usted ha decidido ya no ser miembro de esta organización, porque ya no concuerda con todas sus reglas y directrices, entonces usted se habrá desasociado por iniciativa propia y lo considerarán y tratarán igual como se le ha tratado a un expulsado. Esto lo ordena La Atalaya del 15 de Noviembre de 1981, en el párrafo 16 de la página 17, tal como podemos leer abajo:

desexp

De esta manera, todos los Testigos de Jehová están obligados a verle como a un criminal si usted  desea desasociarse de esta organización (vea más detalles en otro artículo de este blog). Osea, si usted se dio cuenta que esta secta miente y manipula, y decide irse, no podrá salir de manera honrosa.

Lo más triste de esta actitud fundamentalista es que si una madre de familia decide abandonar esta secta o es expulsada de ella, la organización les prohibe a los hijos tener contacto con la madre o el padre expulsado o desasociado. Esto está muy claro en la página 27  y 28 de la Atalaya de Febrero del 2016:

exp

Note que aunque la madre expulsada necesitaba visitar a su hija para matar su soledad, la organización jehovista aplaude la lealtad organizacional que hace que la hija rechaze esta petición a su propia madre.  Es decir, si la madre no “regresa a Jehová”, que equivale a regresar  a la obediencia relacionada al conjunto de directrices establecidas por una cúpula en Nueva York, no tendrá la compañía de su hija.

Pero esta cúpula jehovista que dirige desde Nueva York, le dirá que esto que hacen se basa en principios bíblicos. Fíjese ahí, que dice que la hija meditó en lo que dice la Biblia antes de ceder al pedido de su madre. Por eso,  analicemos los textos que usó. Por ejemplo, leamos  Mateo 22:37 que dice:

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

Pero aqui no dice que “El Señor tu Dios” o “Jehová Dios” sean las reglas que te impone el cuerpo gobernante de Nueva York.  También fue citado  1 de Corintios 5:11 que dice:

Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis.

Este es un texto de la Primera Carta de Pablo a los Corintios, sin embargo, si éste fuese el caso de un padre o madre, la hija bien podría leer también Éxodo 20:12 que dice:

Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

Además, la Atalaya dice “si alguien a quien queremos mucho abandona la verdad, tenemos que recordar que nuestra lealtad a Jehová es lo primero”. Pero este término es muy relativo, ya que “la verdad” en esta organización es algo que cambia con el tiempo. Esto usted lo puede comprobar leyendo cuántas veces La Sociedad Watchtower ha publicado predicciones falsas. O también, por su doctrina cambiante sobre el uso de las fracciones sanguíneas que ha perjudicado y perjudica la vida de muchos Testigos de Jehová.  También es digno de analizar si la cúpula gobernante de Nueva York ha sido honesta en los casos de abuso sexual en los que esta organización ha estado implicada.

Otro texto que en el que meditó la hija contiene los versículos del 9 al 11 de la Segunda Carta de Juan:

Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo.

10 Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: !!Bienvenido!

11 Porque el que le dice: !!Bienvenido! participa en sus malas obras.

Con esto la organización jehovista quiere justificar el ostracismo de la hija hacia su madre. Pero quien entiende de la Biblia puede darse cuenta que estos versículos  que cita el cuerpo gobernante de Nueva York pueden ser una espada de dos filos contra este. Por ejemplo, los primeros cristianos participaban del pan y del vino en la cena eucarística, y  según el Evangelio de Juan, Jesús dijo:

“Muy verdaderamente les digo: A menos que coman la carne del Hijo del hombre y beban su sangre, no tienen vida en ustedes. El que se alimenta de mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día; porque mi carne es verdadero alimento, y mi sangre es verdadera bebida. El que se alimenta de mi carne y bebe mi sangre permanece en unión conmigo, y yo en unión con él. (Juan 6:53-56)

Pero el cuerpo gobernante jehovista dice lo contrario, que casi nadie puede comer el pan y tomar el vino:

Pocos o ninguno comerán del pan, como ocurrió en la mayoría de las congregaciones en la Conmemoración del 2013. (Párrafo 16, Edición de Estudio de La Atalaya del 15 de Diciembre del 2013, artículo: “Sigan haciendo esto en memoria de mí”. )

Y así podemos comparar otras doctrinas del jehovismo de la Sociedad Watchtower, con las del cristianismo primitivo, y veremos que no son las mismas. Entonces, los Testigos de Jehová serían condenados como apóstatas por los propios cristianos primitivos.

Por lo tanto, si usted es Testigo de Jehová y tiene que decidir entre Jehová y su madre, pregúntese,  ¿vale la pena poner a este Jehová de la Watchtower por encima de mi madre?.